Fábula de Petro, el ciudadano mutilado

8 Abr

A Petro no le tocó ir a la guerra en Angola, vino al mundo casi finalizando los ochenta; así que libró de retornar loco o sin una pierna, igual al viejo que conociera en el tren. Se arriesga diariamente para lograr susbsistir, pero hasta hoy no ha sufrido cortes en su cuerpo; los accidentes no han pasado de algunos machucones en los dedos o sustos provocados por la persecución mientras “inventa” algunos “negocitos” para resolver, término empleado cuando se hace referencia a sobrevivir. Las amputaciones sufridas por Petro son de otro tipo; quizás más dolorosas porque perpetúan la obediencia indebida. Consiste en admitir la mutilación de sus neuronas, la inexpresión de sus verdades; incapacitarlo para: razonar, desarrollar la conciencia individual o ejercer sus derechos. Convive con las mutilaciones diarias rodeado por el miedo, invadiéndole la metralla del servilismo cruel y la manipulación burda. Bloqueando el desarrollo pleno de sus potencialidades y proyecto de vida, aguanta la desfachatez en las pocas declaraciones de culpabilidad que ha escuchado pronunciar desde las alturas, aunque siempre con el sujeto omitido en cada oración. También resiste las alabanzas sublimes para intranscendentes “logros”, adjudicados a un grupito ilegítimo, minúsculo y usurpador del poder. Petro sin ser consultado ni autorizar a nadie, soporta que lo conviertan en un ratón de laboratorio para experimentar con él mientras su vida pasa y nada resulta. Están hipotecándole el presente y futuro a un interés impagable: su propia vida. Los frutos del jardín del Edén prometido les dijeron a sus abuelos que sería para sus padres, a estos para sus hijos, ya a estas alturas ni los nietos de Petro podrán gozar las delicias del paraíso que jamás llega, pues se aleja como la línea del horizonte. Navegando a la deriva, cada vez más lejos de tierra firme, es evidente que el barco debe cambiar totalmente el rumbo, pero el timón ha sido secuestrado. Son casi cuatro generaciones presenciando las mismas frases, fracasos y estancamientos; cuatro generaciones de seres humanos naufragando, ¿para qué? Durante más de medio siglo explicaciones absurdas intentan desviarle la atención, justificando la destrucción de su patria; por eso ante respuestas ridículas que pretenden evitar comparaciones con quienes en otras latitudes están mejor, aunque lo hayan logrado sin que nadie se lo regalé, Petro les responde siguiendo la misma lógica disparatada: -Entonces profesores no den más clases que en Haití hay niños sin asistir a la escuela; no comas tú porque en África hay hambre; no quieras sanarte porque existe gente sin atención médica. ¿Por otra parte cuando no esté enfermo y termine mis estudios que hago? ¿Acaso no pago mis estudios con ocho años de servicio social obligatorio porque sino me invalidan el título? ¿Quién es el millonario que me regala la atención médica? ¿Es gratis? Ah… porque no cuentan los regalos que tengo que llevarle al médico para realizar al estilo de la comunidad primitiva un trueque, donde a cambio de regalos y sobre todo especies (comida) el doctor, aún cuando fuese mi amigo, me ofrezca una atención adeucada. Tenía entendido que ese servicio público se financia gracias al trabajo de los ciudadanos y esas contribuciones, utilidades y ganancias, se supone que después alguien simplemente las administra y no por generosidad; sino cumpliendo con las funciones que le tocan, aunque no halla sido elegido para ocupar esa responsabilidad. Las gracias por un sistema de salud universal son entonces para los trabajadores abnegados, si… porque aceptan distribuir los resultados de su esfuerzo entre los demás. ¿Por cierto, para eso alguna vez han sido consultados?-
Petro apasionado a la pintura dibuja imágenes de personas mutiladas, en las paredes o en el espacio donde se supone exista una calle. Como otros mutilados silba, a la vez encandilado por la luz al final de túnel, que el miedo, la ignorancia y hasta la inmoralidad impiden transitar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: