Seré martiano, incluso hasta después de muerto.

28 Abr

Los héroes no nacen de mármol. La historiografía comete un grave error cuando les presenta como estatuas enajenándolos en pedestales. Esos individuos son tan seres humanos como cualquier otro, aquello que los diferencia es que fueron capaces de hacer lo que otros no se atreven. En el filme de Fernando Pérez, Martí: el ojo del canario, se reconstruye excelentemente la niñez de Pepe y su activa adolescencia, marcada por un abierto accionar independentista. La película termina con su primer encarcelamiento, solo con 16 años, es decir el comienzo de su posterior obra libertaria. Todo desde una visión humana sobre lo mejor que ha parido esta tierra. Su muerte constituyó un golpe durísimo para la libertad de Cuba. El 19 de mayo de 1895 en la manigüa, durante un enfrentamiento de los mambises con tropas españolas, cayó el Apóstol de la independencia: José Martí.
Hay hombres irrepetibles, más de un siglo después en esta tierra no ha nacido nadie semejante. Desearía una máquina del tiempo que me permita retornar al siglo diecinueve y compartir con este hombre, un hito nacional. Logró romper los personalismos que hicieron fracasar la guerra de los diez años y alcanzó esfuerzos conjuntos de todos los patriotas cubanos en el exilio o dentro de la isla. Con la guerra necesaria buscaba en el menor tiempo posible la liberación nacional sin odio ni revanchismos. Son innumerables las glorias de su oratoria perfecta, increíble su creación literaria, pero lamentablemente escasea la información sobre la parte humana. Acontecimientos durísimos marcaron los cuarenta y dos años de vida de Martí. Por ejemplo, alejado de su único hijo, con profundo reclamos de Carmen Zayas Bazán, empujándolo hacia una encrucijada difícil; mediante correspondencia lo puso a escoger entre la lucha y su hijo. ¿Alguien dudaría el dolor que pudo sufrir Martí ante esta situación? No está a disposición pública, entre otros, los escritos martianos que critican al marxismo o esa frase popular en Cuba: cuando el pueblo emigra el gobierno sobra. ¿Ser verdaderamente martiano hoy pudiese constituir un problema? No obstante me quedo con su aspiración: Yo quiero que la ley primera de la República, sea el culto de los cubanos a la dignidad plena el hombre. También viene a mi mente aquel fragmento de los Tres Héroes en La Edad de Oro, (…)”Libertad es el derecho que todo hombre tiene ha ser honrado, a pensar y hablar sin hipocresía. Un hombre que no se atreve a decir lo que piensa no es un hombre honrado (…).
Mientras tarareo el fragmento de esta conocidísima canción:- Martí no debió de morir, ay de morir, si fuese el maestro del día, la patria se salvaría (….) Mi Cuba sería feliz-

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: