Acceso universal

25 May

En la década del sesenta no saber leer y escribir significaba ser analfabeto. En el siglo XXI quién no tenga acceso a Internet es también un analfabeto y quienes vulneren ese derecho imponen el analfabetismo. Internet es un instrumento indispensable para el mundo moderno. Acceder al ciberespacio constituye un acto liberador para el individuo, pues entre tantas otras bondades, accede a la información y libremente interactúa con otros desde cualquier latitud.
¿Cuál será la respuesta a los pronunciamientos de los jóvenes, estudiantes, los ciudadanos en general, que están reclamando legítimamente ese derecho? ¿Porque no hay acceso universal a Internet para los cubanos si desde febrero de 2011 llegó al país el cable de fibra óptica? Nada justifica la penosa conectividad en el país.
La prohibitiva conexión a Internet no es por razones económicas. Es más, un sistema que pregona estar centrado en el ser humano lo que se supone debería estar haciendo es universalizar ese acceso y hasta subsidiarlo como ocurre en algunos países con dificultades económicas. ¡Basta ya! Cualquiera siente dolor cuando llega a un sitio y la primera aclaración que te hacen a veces amablemente y otras no tanta es: -Recuerde cuales son los sitios en Internet a los que no puede entrar-. ¿Cuales son?
Cuba debería estar ascendiendo hacia la aldea global a donde camina el planeta en vez de estar retrocediendo hacia una aldea feudal en el peor de los modelos: salvajismo capitalista centralizado en el estado, en la peor articulación de la experiencia tercer mundista; donde un grupito se apodera de todo, convirtiéndose en dinastía y monopolio; asemejándose a las mafias familiares, rememorando incluso a la Cosa Nostra. El modelo chino en cualquiera de sus aristas es aterrador y no representa una experiencia a copiar en ninguna versión. Los que aplauden semejante barbarie, ¿porque no lo aplican en sus respectivas naciones?
Los cubanos no hemos sufrido ninguna mutación genética que nos enrarezca, por consiguiente tenemos derecho a todos los derechos como cualquier otro individuo de este mundo. Ni medios derechos, ni medias libertades, tampoco medias verdades. Toda la luz y nada de silencio; todo el bienestar, toda la felicidad. Es responsable y humano pretender sanar el presente para salvar el futuro.
No habito la finca privada de una familia, vivo en mi patria. Soy un individuo que como el resto de los otros millones de compatriotas constituimos el soberano de toda nación, porque somos el pueblo. Cualquier gobierno se debe a nosotros y no nosotros a él. La esclavitud finalizó en Cuba durante el siglo XIX. No hay pretexto alguno para hipotecar la vida de millones de seres humanos. ¿Por qué? Somos Homo Sapienz y no bestias. Esa hipoteca tiene un interés muy alto, implica que tu vida termine mientras otorgas las riendas de tu destino a una familia cuyo interés es el control perpetuo y no el bienestar ciudadano. Cuando no se es elegido para ocupar el poder, este se posee entonces de manera ilegítima y cuanto dimane del tampoco tiene legitimidad.
Acceso universal a Internet para todos los cubanos es el clamor que transita justa y legítimamente por toda la isla. ¿Cuál será el nuevo cuento? ¿Hasta cuando pretextos superfluos, razonamiento absurdos, justificaciones disparatadas? ¿Hasta cuando la burla y el insulto hacia la sensibilidad, la inteligencia y dignidad de los cubanos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: