La cosa, está en candela

23 Jun

Aquella semana fue lluviosa, días grises que me encantan pero tienen un inconveniente, al caer constantemente la llovizna en los baches que han desplazado a las calles, el fango aumenta, el agua sobrepasa las aceras rotas. Aún así continúo “callejeando”, camino cuanto pueda no solo en los ambientes rurales donde habito, también en la ciudad.

 

Ese contacto con la gente aglomerada en las guaguas, y en cualquier otro sitio, imprime una huella cotidiana de la incertidumbre. Cuando observas a la gente, es como si estuviesen fuera de órbita, en otra galaxia y de repente te comentan que no saben que cocinarán hoy.

 

Detrás de mi, en la guagua conversaban de la “cosa”. La “cosa” es el término ciudadano empleado para referirse a la situación nacional, los problemas, la realidad del país en el que intentamos subsistir. Una doctora me narró que al montarse en un carro que le dio “botella”, el chofer tenía un cartel en el parabrisas donde ponía: Prohibido hablar de la cosa. Le pareció tan curioso, que mi amiga entre carcajadas se interesó porque tenía colgado aquel letrero en el automóvil.

 

– Doctora, es que cada vez que le doy botella a alguien empieza: Olle la cosa está mala, del carajo la cosa, yo no sé cuando esta cosa va a coger forma. Hasta cuando durará esta cosa. La cosa esta va volver loco a todo el mundo. Estoy hasta el último pelo de esta cosa. ¿Díos mío que cosa es esto? Doctora, quién se va volver loco soy yo: Prohibido hablar de la cosa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: