Que pena, se esfumó.

5 Jul

Durante los primeros años de mi adolescencia tuve un ídolo musical, Carlos Varela. Toda esa etapa de mi vida está marcada por sus canciones: Muros y Puertas, Como los Peces, Lucas y Lucía, El pensador de Rodas, y otras. Carlitos me conmocionaba, era una un oxígeno poético insustituible, con el podía volar en un espacio de libertad plena.

Continúo admirando su obra, y me duele tanto que Varela se halla entregado desde hace tiempo al mercado politiquero oficial. Cuando presencié su giro, fue como si me lanzaran un cubo de agua fría en medio del polo. Fue una descomposición veloz de un icono que tantos jóvenes nos construimos. Desapareció aquel gnomo que sustentaba sueños, inspiraba libertad.

Desde que existe el mundo hay una cosa cierta, unos hacen los muros y otros las puertas; lamentablemente algunos se dejan aplastar por algo que les corroe su esencia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: