Una obra de cada uno

12 Jul

Por estos días me siento incomodo, a estas alturas tengo vedada la oportunidad de leer lo que me interesa. De Mario Vargas Llosa, por ejemplo, solo he podido leer la fiesta del chivo; de Zoé Valdés: Querido primer novio; por cierto no me quedó otra opción que devorar la novela en menos de un día. De forma similar me ocurre con Reynaldo Arenas, Guillermo Cabrera Infante etc. En pleno siglo XIX existen en mi país libros prohibidos y nombres impronunciables

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: