Por la sanación de La Salud.

3 Ago

La Salud necesita reconstruirse, su deterioro es doloroso para quienes la amamos. ¿Las “autoridades” lo harán? Ojala y ocurriese ese milagro, quizás sería más exacto llamarle: utopía ingenua. Todos los saludeños anhelamos la resurrección de este pueblo: nuestra casa natal.

¿Que pudiésemos hacer mientras no ocurra ese “milagro” de sanación comunitaria? Creo que dialogar mucho entre nosotros los saludeños y generar propuestas concretas a problemas específicos. Nuestra voluntad existe, queda entonces implementar juntos, con la hermandad que nos caracteriza, esas nobles soluciones para sanar a nuestro pueblo que por desgracia está enfermo, o lo han enfermado. Insisto en resaltar que cuando hablo de saludeños me refiero a todos; incluso a quienes como siempre digo, viven en La Salud desde la distancia: somos un solo pueblo y eso no lo podrá derribar nada, ni nadie. Es imprescindible, justo y  apremiante, abrir puentes de interacción entre todos los saludeños y sin exclusiones, paso a paso ascender hacia nuestros sueños.

Una especie de “encuesta informal” realizo a diario mientras converso con cualquier otro saludeño. Esto me ha permitido ratificar que coinciden tanto los problemas, a los cuáles hacemos referencia, como las soluciones. Nuestra identidad comunitaria es muy fuerte. Somos más quienes no nos conformamos, ni optamos por la resignación, porque deseamos para La Salud todo el bienestar. El “saludeñismo” es un sentimiento noble que poseemos quienes estamos orgullosos de ser hijos de este pueblo. Que pena de aquel saludeño incapaz de sentir y mantener ese amor por su pedacito de tierra.

¿De donde saldrían los recursos necesarios para realizar la reconstrucción? Esta sanación comunitaria, en primer lugar, no está divorciada de una imprescindible sanación nacional. Sería prioritario comenzar a erradicar gastos indebidos y excesivos en entidades parásitas, cuya función no es útil para el ciudadano, pero sirven para mantener al individuo con la cabeza bajo al guillotina. Estoy hablando de toda la maquinaria de control represivo, las entidades de burócratas y politiqueros con plantillas infladísimas, las prebendas entregadas para asegurar el servilismo a una familia, etc. Esos gastos corren por el bolsillo de los ciudadanos. ¿Un “estado” puede financiar a los dirigentes de las “organizaciones políticas”? ¿Puede calificarse como ONG una entidad cuyos dirigentes son asalariados por el gobierno? ¿Cuantos recursos existirían al orientar hacia beneficio ciudadano, los altísimos gastos en los que incurren tales entidades? ¿A cuanto ascendería la suma que deriva de los salarios, prebendas, actividades, reuniones, etc.? ¿Cuanto se pudiera hacer con las sumas gastadas en dominar al ciudadano mediante un aparato de control inflado con agentes represivos?

Por otra parte, ¿como se administran los ingresos, que recibe el estado, provenientes del pago al fisco? ¿A cuanto asciende esa suma, por ejemplo en nuestro municipio? Si los ciudadanos pagan al fisco eso debe significar servicios de calidad: calles limpias y arregladas; construcción de obras públicas etc. El pago al fisco tiene que significar garantía de servicios públicos óptimos.

Otro elemento imprescindible para realizar lo que se necesita satisfacer, y que se adjunta a los anteriores, es: desbloquear la iniciativa ciudadana. Debe despenalizarse la vocación emprendedora, y la  ingeniosidad, de cada cubano. Igualmente exorcizar el éxito de la iniciativa emprendedora: “crear riquezas es glorioso”, pero además necesario.

Muchos saludeños, que residen fuera de su pueblo, estarían encantados de participar de la reconstrucción de La Salud. Debe entonces, abrirse totalmente las puertas a la iniciativa y el protagonismo de todos los saludeños.

Comencemos ahora mismo a generar nuestros sueños: propongamos soluciones concretas a problemas específicos y gestemos esas soluciones. ¿Cuáles son las tuyas? Yo he pensado algunas, por supuesto imaginándome a La Salud nuevamente como municipio. Abrir la puerta a nuestra sanación es una necesidad imperiosa. Continuar postergando esas soluciones resulta, cuando menos, un acto indolente

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: