Nova Escena es más que teatro.

Fueron días extraños. El reloj de pared no estaba suspendido, pero dentro de aquel encuentro ocurrió algo que yo mismo no imaginé. Casi ahogado percibía los días transitando sobre mí. Mejor ni contar. Durante muchas horas el tiempo me aplastó salvajemente. Gracias a Dios recibí oxigeno, y comencé  a respirar envuelto en la ternura de un grupo de individuos poco usuales. Colmado de sensaciones mezcladas, recibí la gota de paz que no encontraba.

El grupo de teatro Nova Escena me abrió sus puertas para refugiarme entre personas amorosas, distintas. Los individuos con tanta bondad son una especie en peligro de extinción. Para agradecerles tendré que reencarnar millones de veces y todavía no me será suficiente. Comentar sobre cada uno sería imposible, porque no pudiese trasladar a ningún texto la generosidad que les cunde.

A ellos, gracias. En ustedes no solo encontré teatro, también tropecé con quienes me transfirieron luz. Gracias. Desde este sitio olvidado en el universo, continúo rememorándolos a todos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en articulos y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s