Petro el hombre que aprendió a sentir

12 Oct

Petro se ha encontrado con un catalejo, a veces le parece un microscopio, otros opinan que es un telescopio. Petro con este “artefacto” observa, más de lo común, más de lo que resiste cualquier alma sensible. Ese artefacto es algo raro, pues desde que Petro lo usa ha comenzado a percibir situaciones extrañas. Siente olor a cementerio, siluetas humanas naufragando sin rostro, pero con sabor caribeño. Otros vuelan en aeroplanos diciendo adiós con lágrimas surcando sus mejillas. El silencio se diluye y logra escuchar el pensamiento de cada Homo sapiens que le rodea. Terminan los murmullos, mientras le encandila la esperanza albergada en cada alma. Pareciera que el artefacto tiene algún problema en su funcionamiento, pues reitera incesantemente la palabra libertad.

Petro desde que posee el catalejo ha dejado de voltear el rostro, hacer silencio, bajar la cabeza o permanecer con ella en la guillotina. Petro ha dejado de ser inmoral, insensible, inhumano; sensibilizándose con su realidad y la de sus semejantes. A Petro no le importa escapar, quiere solucionar todo y dejar de vivir en un naufragio permanente.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: