Petro el “graffitero”

19 Oct

Petro una vez también fue enano, una rara especie de duende que buscaba siempre, y nada más, un sitio donde al menos existiera luz tenue. Petro buscaba otra vez un lugar, simplemente eso: un lugar, para olvidar. Petro tampoco le abrió la puerta a la soledad, pero eso fue hace tiempo.

 

¿Por qué reza? ¿En cualquier altar? No baja la cabeza. Llorar tampoco calma ni sirve de consuelo, aunque en cierta ocasión incluso lo prefería. Ahora todo se ha tornado opaco. Las penetraciones interminables que con su pene realiza en cada vagina, es sólo la práctica de un deporte para evitar dibujar con su graffiti las angustias.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: