Bejucal: Explosión teatral

1 Nov

La irrupción de jóvenes en el teatro es cada vez un fenómeno de mayores dimensiones en Cuba. No se trata sólo de actores, sino de directores con pensamientos y propuestas escénicas irreverentes en lo social, a veces también en sus códigos artísticos, sobre todo al romper con los cánones sobre la representación.

 

Del nueve al trece de octubre Bejucal, actual provincia de Mayabeque, se convirtió en la ciudad de la creación escénica joven. Todo inició con un pasacalle nocturno, desde el histórico paradero del tren hasta el parque frente a la casa de cultura Félix Pita Rodríguez. La gala inaugural fue un batazo de jonrón, que sin dudas estremeció la vibra de todos; incluidos los bejucaleños interesados en cualquier otra cosa distinta del arte.

 

Más de diez agrupaciones teatrales y aproximadamente tres puestas en escena por noche, posibilitaron disfrutar de un manjar teatral diverso en estéticas, arriesgado en la creación y sugerente, cuando no irreverente, en lo social. El banquete tuvo de todo, desde propuestas frontales en el formato tradicional de la sala, hasta espacios alternativos y actores en zancos. Estos últimos únicamente no se mostraron en pasacalles, presentaron puestas en escenas sólidas. Zancazos, por ejemplo, el jueves impresionó con Viva quién venga, una versión virtuosa de Sancho Panza en la isla de Barataria. Esta agrupación junto a “Imágenes” de San Antonio de los Baños, con la puesta: La quinta pata del gato, texto de su jóven director Raúl Bonachea, resultaron dos de las propuestas que denotan pensamiento hondo, dirección precisa, y un proyecto creativo que transita por buenos trillos.

 

Los participantes se nutrieron con varios talleres que entregaron instrumentos para continuar en esta bendita odisea que es el arte teatral. Los talleres de actuación, dramaturgia, performance, son herramientas útiles y apetecidas por todos.

 

La clausura ocurrió en un espacio excitante, pudiera calificarle de mágico aunque suene cursi. El espacio de clausura fue La ciudad de los niños, justo frente a la torre, esa construcción que atrapa a quién transite por Bejucal. A pesar de que las dificultades técnicas podían impedir la realización, Dios mediante y el esfuerzo de los organizadores delante, la presentación de Teatro Nómada ocurrió en las escalinatas que conducen a la Torre, en esta ocasión iluminada. De Teatro Nómada no debo hablar yo mismo, prefiero que comenten otros. Para cerrar estuvo la excelente agrupación musical Enfunsión, también de jóvenes, que clausuro el Blanca Becerra con su contagiosa obra musical.

 

Algo no puedo pasar por alto, el evento estuvo atestado de jóvenes como creadores; pero también como espectadores. Jóvenes que trabajan en, desde y para las periferias, con toda la osadía que significa continuar creando desde el fango de la patria. El pensamiento social, un veces más metafórico y otra más crudo, pero presente siempre, denota una creación conectada con su entorno y para nada montada en la burbuja enajenante en la que suelen “volar” algunos “intelectuales”.

Una marea teatral sacudió a Bejucal para bien del teatro “aficionado”, un término que sigue siendo anacrónico, pues no viviremos del teatro, pero vivimos con él. Más allá de etiquetas, que a veces pueden implicar exclusión, los jóvenes teatristas levantan la cabeza de la guillotina. La jornada teatral Blanca Becerra fue un espacio que lo demuestra

Anuncios

Una respuesta to “Bejucal: Explosión teatral”

  1. Anónimo noviembre 7, 2013 a 6:35 pm #

    buenisimo sugue así

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: