Yo, saludeño hasta después de muerto

25 Mar

Todos los saludeños somos hijos de este pueblo, ninguno está, ni puede estar, excluido de amar a nuestro pedacito de patria. Por estos días alguien, una marioneta voluntaria, concientemente sumisa y servil a la dinastía, osaba descalificar a los saludeños. Este personaje repugnante, que incluso tiene familia fuera de Cuba y es saludeño, se embarraba la boca con su pedante verborrea atacando a los saludeños que se encuentran fuera de la patria. Por si acaso lo dejo bien claro:

 

Amo y respeto a los saludeños estén donde estén. Aquellos hijos de este pueblo que se han marchado fuera de la patria, son nuestros hermanos, siguen siendo tan saludeños como cualquier otro, tienen tanto derecho de ser protagonistas de cada acontecimiento comunitario como quienes residimos aún aquí. Ojalá no tengamos que anhelar la celebración del día del saludeño ausente, pero porque estemos juntos todos. Lamentablemente mientras demonios como estos tengan posiciones de poder su hedor continuará contaminando nuestro espacio. Por culpa de seres como estos, muchos hoy son saludeños que viven en La Salud, desde noventa millas o más de distancia.

 

Jamás he podido acceder a ella, pero respeto y admiro la pagina en FaceBook: La Salud municipio. Estoy dispuesto a participar y colaborar con cualquier proyecto que enaltezca el nombre de La Salud.

 

Quienes temen al amor de todos los saludeños, la unión, los puentes de interacción, son quienes tienen el pensamiento muerto y con el odio venenoso que propagan tratan de continuar imponiendo su miseria humana. No estoy, ni estaré dispuesto jamás a ser insensible, inhumano, indolente, ni indiferente a mi realidad.

 

Saludeño, tú que te encuentras lejos ten algo claro: entre nosotros, aquí en tu casa: La Salud, aún quedan víboras que gozan con los dólares que les envían pero siguen formando parte del salvajismo. Los hay que fueron protagonistas y promotores del asesinato sucio de la publicación El Saludeño, a pesar de que son hijos de nuestro pueblo. Tengan otra cosa clara, ellos tienen tan poco vergüenza que no dan la cara; prefieren no ir de frente.

 

¡Que viva La Salud! ¡Que viva la Salud municipio! ¡Que vivan todos los saludeños! Ustedes los que se encuentran lejos: ordenen que necesitan. No permitan ser excluidos, ni humillados. Mi blog lo entrego absolutamente como un puente para acercarnos. ¡Que se retuerzan en su indecencia los patrocinadores de la desunión y la maldad! Hemos sido, somos, y seremos más, los saludeños que soñamos abrazarnos un día todos juntos en nuestro pueblo, que quienes sienten pánico por la proximidad de ese instante, porque saben perfectamente el historial denigrante de antisaludeñismo y desvergüenza que poseen. ¡Dios los perdone!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: