Subsistencia por cuenta propia

4 May

-¡Qué alguien me diga lo que debo hacer!-. Afirma Petro en el parque. -No soy capaz de robar, quiero vivir dentro de la legalidad. ¿Cómo lo hago?-.

 

Petro es un joven emprendedor, que intenta encontrar una solución en la estrecha lista de oficios aprobados para el trabajo por “cuenta propia”. La lista siempre le recuerda aquellos oficios en la Historia Medieval, de los que hablaba el profesor en el pre-universitario.

 

Ha probado con varios, pero al final tiene que entregar la licencia, ni como carretillero, tampoco vendiendo pan con frita, de ninguna manera, en ninguna modalidad ha podido salirse de la “economía de timbiriche o subsistencia”. En los propósitos de esa lista de oficios permitidos, está explícitamente plasmado que se impedirá el progreso de esos oficios informales, ahora legalizados.

 

¿Cuál es el futuro empresarial de Petro rellenando fosforera, acosado por inspectores sensibles al soborno? Ni hablar de los impuestos despiadados, que asfixian la iniciativa emprendedora.

 

Vendiendo churros no avanza un país, tampoco progresa un ciudadano: la riqueza de cualquier nación es la suma de las riquezas de sus nacionales ¿Qué sumamos los cubanos?; tráfico de miseria, distribución equitativa de la pobreza, excepto para las sanguijuelas enquistadas en las alturas del poder. Petro ya lo tiene claro, vamos retrocediendo sin pausa y a mucha prisa hacia la agudización del “salvajismo económico”. Otro fraude. Nuevamente burlando la inteligencia, sensibilidad y sueños de Petro o peor aún, sus derechos.

 

Si Petro fuera un vago como dicen las consignas oficiales, tanto él como su familia estuvieran extinguidos. Petro lo que está es harto de la esclavitud, de trabajar como servidumbre. Por eso antes de salirse del empleo estatal ya lo tenía muy claro: ellos hacen como si me pagaran, entonces yo hago como si trabajara. Ahora, como “cuenta propista”, le cobran impuestos abusivos, se hacen los de la vista gorda para no enterarse de donde Petro saca sus utensilios y productos. Por eso también Petro hace como si fueran legales, y como si los inspectores no fueran sobornables. De lo que está harto hace muchísimo, es de perder el tiempo creyéndose mentiras, una detrás de la otra. -¡Ahora si vamos a enrumbarnos por buen camino!- Ante esa frase muy conocida, Petro grita sentado ante el televisor: ¡Hay que tener “gandinga”!

Anuncios

Una respuesta to “Subsistencia por cuenta propia”

  1. Ancianidadesperanzada mayo 6, 2014 a 6:18 pm #

    Yuslier la genialidad, es poca cosa para calificar tus expresiones. Tus padres han de sentirse orgulloso de engendrar un hijo como tu. De verdad que trengo lagrimas en los ojos por la emocion de encontrarme con un joven ,genial,noble,patriota. Un ser humano increíble.Felicidades jovencito. Dios bendiga tu pensamiento.
    Por favor cómo pudiese enviarle a Yuslier un móvil, recargarselo,enviarle dindero para que pueda acceder a Internet¿Cómo se le pudiese enviar a Yuslier una computadora¿ Alguien que quiera unirse en este empeño que me explique.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: