La nueva estafa

1 Jun

No es un cuento, ni la peor historia de terror, cualquier parecido con un el apartheid tampoco es por pura casualidad. Exactamente, otra vez la exclusión del ciudadano emana de las entrañas de un régimen que, a juzgar por sus actos, desprecia al pueblo. En la nueva ley de inversión extranjera los ciudadanos somos seres de cuarta categoría, a cuya patria podrá venir cualquiera a invertir siempre y cuando no halla nacido en Cuba.

Los inversores que arriesguen su dinero entrando en el juego del salvajismo económico que está desarrollando el régimen, no son quienes emplean a sus trabajadores, de eso se encargará el “estado”, entiéndase que ello significa: la familia Castro, los servicios de seguridad que le sirven para reprimir al pueblo, y el partido único.

Para colmo de horrores ese propio “estado” se queda -eufemismo para llamar al robo- con la mayor parte del salario que los empresarios pagarán a esos trabajadores cubanos, a los cuales el régimen,  y nadie más, seleccionará para laboral en esas empresas.

Hay algo de lo cuál todos los empresarios que lleguen tendrán todas las garantías ofrecidas por el régimen, jamás sufrirán una huelga, ni protesta de ningún tipo, no serán demandados nunca por ninguno de sus empleados, o esclavos, para ser más exacto. No deberán preocuparse por sindicatos pues en esta nación donde impera el supuesto paraíso del marxismo-leninismo internacional, esas entidades no existen, a no ser como fachadas, es decir simples y vulgares apéndices de la familia en el poder. Ningún grupo ecológico los asediará, porque en este infierno tropical, nada de eso puede ocurrir sencillamente porque todos los cubanos estamos felices, y apoyamos a nuestra dictadura. ¡Bienvenidos empresarios en esta tierra nadie está indignado!

Lo último que pudiese ocurrir es que la dinastía admita que algún exiliado, seguramente “confíable” para ellos, invierta en la patria y de esa manera se convierta en el explotador de sus compatriotas. No obstante, si ocurriese nadie debe extrañarse, el salvajismo y la insensibilidad son capaces de cometer semejantes “proezas”.

La epopeya está por venir cuando el monstruo verde olivo saque sus verdaderas garras y empiece a devorar a los ingenuos que cayeron en la nueva trampa, la última estafa de algo que la dinastía y su jauría aún llaman “revolución” de los humildes, con los humildes y para los humildes. Es que este régimen salvaje ama tanto a los pobres, que durante medio siglo ha logrado llevar a todo un pueblo a la miseria.

Anuncios

2 comentarios to “La nueva estafa”

  1. Cuba mia junio 7, 2014 a 4:31 pm #

    Yuslier es protagonista del cambio indudablemente. Yuslier PRESIDENTE DE CUBA, VOTEMOS POR YUSLIER y hagamos todo por ayudarle

    Me gusta

  2. Amigos por doquier junio 9, 2014 a 7:47 pm #

    Viva Yuslier te amo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: