El espectador expectante

22 Jun

En la tarde del miércoles 23 de octubre, después de atravesar en la güagüa las zonas inundadas del poblado: Buenaventura, y percibir por primera vez como el agua, tras dos horas de aguacero, penetró en las casas con una fuerza impresionante, la expectativa entre los pasajeros aumentaba. Semanas antes ya había escuchado sobre el estreno de Ana en el Trópico, puesta en escena de Carlos Díaz con la compañía Teatro El Público. El texto es de Nilo Cruz, dramaturgo cubano-americano, quién recibiera por “Anna in the tropics”, el premio Pulitzer 2003. La inclusión dentro del elenco de Lili Rentaría, fue causa fundamental del torbellino de expectación masiva. Llegamos al Trianón en Línea, el Vedado, alrededor de las siete de la noche. El público ya merodeaba desde esa hora el teatro. Güajiros al fin, y con las tripas sonando, partimos a buscar que comer mientras esperábamos que comenzaran a pasar al público. Alrededor de las ocho y media inicio la función.

 

La escena sin excesos de recursos escenográficos mostraba una plataforma inclinada que crea la sensación de pendiente, subida para algún sitio, abordar algún espacio, esperar un barco. En lo alto, recorriendo el escenario esos faroles rojos, conocidos como lámparas o “farolitos chinos”. En los laterales grandes paños de tela blanca con transparencia. Desde el techo de las lunetas colgaban globos entrelazados de color rojo, azul y blanco.

 

Ana en el trópico, en la Tampa de 1929, nos arrastra hacia la Cuba imaginada desde la distancia por un grupo de tabaqueros cubanos emigrados, quienes reconstruyen la patria que quedó atrás. Ese micro universo es alterado por la llegada de un nuevo lector de tabaquería y sus lecturas de la novela Ana Karénina. Allí, en aquel sitio de ensoñación, se conjuga León Tolstói con Martí, y los personajes son seducidos por aquella novela rusa.

 

La propuesta de Carlos Díaz sugiere lecturas desde la Cuba de 2013, la emigración, y también el exilio de este siglo. La utilización de códigos que me atrevo a definir como “a lo Carlos”, no faltaron. Tampoco los aplausos y chiflidos de los espectadores en cierto momento donde Chester, el personaje que aspira a la modernidad, interpretado por Osvaldo Doimeadiós, comienza a pronunciar palabras con las que evidentemente el público se identifica. Alexis Díaz de Villegas, regaló su toque peculiar al Lector, aunque en ocasiones rondando lo meloso. El joven Yanier Palmero, sudó desde la primera escena, con su trabajo se aferra a que su presencia no pase inadvertida. Con Mabel Roch y su Ofelia en ocasiones reí, y la risa no brota en mí fácilmente. A veces la densidad de la puesta me tentaba al agotamiento. Al final, los aplausos no fueron arrebatadores como es costumbre para Teatro EL Público. Afuera del teatro los comentarios sobre la obra, no fueron los más alentadores. Desde allí, observé a Lili Rentaría, en el lobby, abrazarse llorando a un hombre, quizás su amigo. Estar en Cuba nuevamente, y sobre los escenarios, imagino que es bastante para conmoverse. Las valoraciones del elenco, prefiero dejarlas a la escritura especializada.

 

 

 

No creo que la propuesta de Carlos sea semejante al perfonmance de Elizabeth Doud, que presencie en el lobby al salir de la función, -si al entrar estuvo no me percaté- dentro de un mosquitero varios globos rojos inflados, no recuerdo exactamente pero talvez con un tono algo rosa. No obstante, incluso a pesar de mí, durante la puesta me aburrí. El bejucaleño Carlos Díaz, es y será un hito de la dirección escénica y la historia del teatro cubano. Quizás en esta ocasión, y por primera vez, mis expectativas fueron demasiado altas y resultó que el vuelo no tuvo tanto ascenso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: