Petro abriendo puertas

Petro habita en el país de las puertas cerradas. No se trata de una metáfora simplona ni de un gran descubrimiento, es una vivencia cotidiana. Sin embargo a pesar de que lo común en su patria son las “piñas” y el hermetismo, Petro no desperdicia un segundo en abrir los cerrojos, romper los candados y derribar todas las cortinas de hierro. Cuando no le dejan emprender un negocio o lo asfixian con impuestos irracionales o inspectores corruptos, pues navega a favor de la corriente y le paga a quién sea cuánto pida, extrae de cualquier sitio los insumos que necesita. Subsistir es la prioridad, no hay otra. Nadie evitará jamás que ponga en la mesa de su familia el plato de comida. El salvajismo del marxismo- leninismo y su versión castrista le ha enseñado que bajo el imperio de la ley de la jungla los valores son poesía, utopía sin destino exacto.

 

Cada vez que escucha a alguien hablar de valores se pregunta:-¿A cuál respondo primero al de la comida o la moralidad? ¿Cuál me sostiene con vida en el mundo real? Los valores en un sitio hundido en el lodo no se preservan porque son asesinados por el salvajismo al que conducen los regimenes salvajes. Petro evita pensar, está seguro que los valores estarán anulados mientras en Cuba aplastarse unos a otros sea un modelo de vida para lograr subsistir, mientras la sumisión a los delirios crueles de una familia no sean un acto de subsistencia elemental. No obstante siempre se pregunta: ¿Después de medio siglo de victorias, de construcción del hombre nuevo, “con todos los recursos en manos del pueblo”, según la versión oficial, por qué se han depauperado los valores? ¿Por qué después de medio siglo donde los medios de comunicación han estado en manos del “pueblo”, según la versión oficial, su producción nacional es rechazada por el ciudadano? ¿Por qué si durante más medio siglo la educación recibida es “la mejor del mundo”, según la versión oficial, se han perdido los valores?

Petro insiste en abrir esas puertas para encontrar las respuestas certeras, pues solo así comprenderá la desgracia nacional y su solución.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en articulos y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s