Epístola de Petro con su hermano el exiliado

11 Jul

Grabado está en mi recuerdo aquel día en que partiste. Nunca has sido ni será para mí una escoria. Fue duro sentir a muchos gritar, percibirlos volteando la cara al encontrarnos en la calle, observar como de repente nunca más me saludaron o contuvieron su expresión, de ellos nunca más recibí su abrazo. El tiempo pasó y ya no eras una lacra, comenzaste a ser miembro de la comunidad, mientras que otras veces te calificaron de mafioso.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: