Discriminación racial: arrastrando ese mal

4 Ago

La discriminación no se erradica por decreto, por consiguiente la discriminación racial en Cuba permanece. Aunque el régimen ha intentado esconder que la sociedad cubana padece esta y otras expresiones excluyentes, ha perdurado la marginación, agravándose precisamente por la ignorancia y el silencio ante lo obvio. Pararse en una tribuna y por esa acción asegurar más tarde que se acabó la discriminación es patético, cuando no ridículo. ¿Quién es el propietario de esos poderes mágicos para cambiar ese lastre mediante unos cuantos gritos durante un discurso?

En Cuba existe discriminación. Es perceptible en el número mayoritario de negros y mestizos en las cárceles; cuando un policía exige documentación a un ciudadano de tez negra y al blanco de al lado ni lo mira; cuando los mejores puestos de trabajo, en el turismo por ejemplo, no es para el negro o mestizo. También es una evidencia clarísima que en las altas esferas del poder, los negros o mestizos pueden contarse con los dedos de las manos y se llega a ofrecer sus cifras como si hablarán de ganado: tantos negros, tantos mestizos.

Esta es una situación compleja que la emergente sociedad civil está monitoreando con estudios y propuestas concretas. En ella son preponderantes los líderes afrocubanos. Algunas políticas contribuirían a equilibrar la disparidad de ese segmento social que no es minoritario en la población de Cuba. Deben ser políticas que asistan a estos ciudadanos y no los deje en la indefensión. Este dilema urge de un debate social abierto que incumbe a todos y no puede estar controlado por  intereses gubernamentales parcializados. ¿Puede existir un diálogo libre sin democracia?

Resulta imprescindible asistir a la raíz del problema y no permanecer sobre la cáscara; responder sinceramente a preguntas específicas; incitar a que todos los cubanos dialoguemos y las entidades de la sociedad civil actúen. La sociedad cubana debe enrumbarse hacia un estallido de inclusión y para ello tiene que despegar inmediatamente, sin interrupciones.

¿Algún día tendremos en la patria un presidente negro o mestizo? ¿Estará proporcionalmente reflejada la población afrocubana en las esferas del poder, de manera espontánea, natural?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: