Sin ingenuidades

23 Nov

Pensar a Cuba ciertamente me apasiona, es capaz de conmover toda mi sensibilidad y confieso ser un incurable adicto a su libertad. No soy ingenuo, soy conciente de los innumerables desafíos que enfrentaremos los cubanos el día que podamos por fin vivir en democracia. Existirán situaciones muy complejas que asumir; pero no tengo la menor duda que los cubanos seremos capaces de transitar por ellas exitosamente.

La democracia no es perfecta, sería inocente creer tal cosa, precisamente porque ninguna obra humana lo es. Sin embargo, la democracia no sólo es perfectible, sino la única manera de vivir aproximándose a la dignidad. No aspiro a que en Cuba de pronto los seres humanos muten y  todos se vuelvan ángeles – ojalá y fuese posible-. En democracia también pueden existir malas intenciones, ocurrir  injusticias y otros asuntos negativos; pero precisamente para eso la democracia puede garantizar las instituciones, estructuras y el sistema que prevenga cualquier elemento negativo, a la vez que lo sentencie. Sólo en democracia las cosas son perfectibles, una dictadura no es ni será jamás reformable. Un régimen autoritario o totalitario no es actualizable, sino condenable. La democracia no es el fin de todos los males, pero si la única vía para superarlos.

Anuncios

Una respuesta to “Sin ingenuidades”

  1. Hilian Hernandez febrero 25, 2015 a 9:26 pm #

    no te rindas cojone, para alante que yo estare contigo mi hermano del alma

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: