Ponerle el cascabel al gato

25 Dic

El 2015 fue complejo en mi país. Otra vez familias separándose, nuevamente una ola de cubanos huyendo de la patria, continuó el salvajismo represivo; desde el poder no se ofrece ningún proyecto serio para, enrumbar al país hacia la tranquilidad, el progreso, la certidumbre, posibilitar un presente mejor y un futuro promisorio. La familia enquistada en el poder recicla el fracaso y la venta de falsa esperanza que parece ya invendible. Un año después del giro en la política exterior de la administración Obama hacia la dinastía caribeña nada ha mejorado. Más turistas no han significado mejor vida para el pueblo. Afortunadamente en diciembre el Alto Comisionado para los Derechos Humanos de Naciones Unidas, realizó un pronunciamiento claro sobre las violaciones a esos derechos que sistemáticamente practica la dictadura castrista.

 

Pero en cualquier circunstancia, por más cruda y dolorosa que sea, alguna luz siempre asoma. Quizás algunos de mis compatriotas ya se convencieron de que únicamente los cubanos podemos, queremos y debemos hacer los que nos compete. El cambio en paz nos corresponde a nosotros, somos nosotros y está en nosotros. El nuevo año traerá lo que seamos capaces de lograr.

 

En los pasados siglos era común que en círculos académicos, artísticos, empresariales, sociales, culturales…y hasta en espacios políticos se soñara con una especie de híbrido humano, algo así como Superman mezclado con Harry Potter: seres perfectos, con poderes sobrenaturales que llegaran y mediante una varita mágica, con toques mágicos, aparecieran soluciones y cambios contundentes. El siglo XXI nos hace despertar y comprender que esos superhéroes no existen. No hay híbridos. En Cuba tampoco aparecerá ningún Harry Potter, Superman, o una mezcla de ambos, porque tal cosa no existe, no es posible. Batman es un personaje de historieta. No es casualidad que a todos los dictadores les llamaran “el hombre que hacia falta, el súper tipo, aquel genio que va a resolver las cosas”, y se les atribuyan poderes sobrenaturales, como a los falsos dioses, como a Fidel Castro por ejemplo.

 

Cuentan que Máximo Gómez cuando entró triunfante a La Habana al frente del Ejercito Libertador viendo la multitud que salió a recibirles dijo a uno de sus hombres: “Si toda esta gente hubiese peleado con nosotros habríamos derrotado a España hace muchísimo tiempo”. Y no le faltaba razón al Generalísimo. La historiografía universal no obstante, si bien demuestra la importancia del poder en número, también permite observar que, “mayoría” no significa necesariamente “todos” sino el número apropiado. Casi siempre es una avanzada quien rompe el hielo, y paga el precio, y es el número preciso de ciudadanos los que cambian el rumbo, pero siempre hay un soporte: el de las estrategias, el pensamiento, el programa, como faros valiosos para llegar a buen puerto. Y el rol a desempeñar por cada individuo implica que no todos estén en el mismo sitio. Cada cual donde es más útil y su disposición le permite. Si todos son lanzadores en un equipo de béisbol ¿quién cubre las bases? Lloverían las carreras ¿no?

 

Pudiera constituir este nuevo año un camino donde los cubanos nos apeguemos al trabajo en equipo, y no esperar por el genio de la lámpara maravillosa. Es momento para obrar juntos, sin diluir la pluralidad en los amantes de la libertad, y sumando; construir soluciones, presentar propuestas y difundirlas a pesar del cerco informativo, y la represión salvaje.

 

¡Hay solución! Cuba tiene solución: un camino del pueblo, lleno de complejidades y obstáculos, pero por ahí tenemos que transitar. Necesitaríamos entonces, además de una sociedad civil fuerte y dinámica como la que emerge en la Patria, espantar los equívocos. Aquellos que poseen propuestas y construyen para Cuba vías de cambio en paz obran bien al decidir, sin tapujos, confesar sus miradas, sacar del closet su sensibilidad patriótica y política. Además de blogueros, periodistas, artistas…etcétera, los cubanos necesitamos políticos, si, esos que ya existen y son oposición no legalizada.

 

Requerimos de políticos que confiesan sin prejuicios su alternativa, construyen el consenso, impulsan acuerdos, preservan y hasta rescatan la valiosa y noble esencia de la política como servicio honesto al prójimo. La genuina política es el antónimo de la politiquería. La auténtica política no es sucia. Un político no es sinónimo de corrupto, aunque los actos de muchos en cualquier parte del planeta arruinen la esencia.

 

La política también es aquel noble, sublime y genuino servicio a los demás, al bien común, de hacer posible lo que pareciera imposible, el noble arte de impulsar acuerdos, gestar consensos…y avanzar.

 

En Cuba no hay que fabricar esos servidores, afortunadamente los tenemos y no deberían temer a presentarse como tales. Son los políticos quienes compiten para lograr rumbos diferentes. Es bueno el servicio de un político que tiene propuestas, capacidad, talento, ingenio y voluntad.

 

En mi país también será útil que, de la manera más clara y menos general posible, los ciudadanos conozcan a plenitud esas propuestas y proyectos transparentes de la oposición, a pesar del cerco informativo y la represión. Es necesario que los ciudadanos, empresarios, entidades e incluso gobiernos extranjeros, conozcan siempre qué se pretende cambiar, y qué sustituirá lo cambiado. Lo natural es que la oposición mañana sea gobierno y viceversa. Hay que competir, en circunstancias muy difíciles, pero hay que hacerlo y no se trata de varitas mágicas –saltemos ese espejismo- sino del obrar permanente, de un empeño conjunto, de trabajo en equipo y en cualquier contexto.

 

Cuba abrazará su libertad si también cuenta con actores políticos, con políticos sirviendo al prójimo desde ahora – como los que ya existen en la oposición y continúan emergiendo-, obrando para llegar al día después y no solo soñando con el. La familia Castro, Miguel Díaz Canel o cualquier otro “elegido”, si compiten, no ganan a la valiosa oposición cubana. Obremos desde la aparente pequeñez, que esa competencia es la crónica de una victoria anunciada, y ganada por Cuba para su pueblo. ¡Pongámosle el cascabel al gato…caray!

 

Anuncios

6 comentarios to “Ponerle el cascabel al gato”

  1. Eleonor De Armaes diciembre 29, 2015 a 9:23 pm #

    Yuslier: Presidente de Cuba.

    Me gusta

  2. Marcos Andres Isigurre diciembre 29, 2015 a 9:27 pm #

    Yuslier es una joven promesa, que puede formar parte sustancial de la historia cubana. Y ya lo forma. Le siguo y creo que es lo más interesante paar el futuro de Cuba. Ojalá se le ocurra hacer política,ser un político. Yo también votaría por el.

    Así que Yuslier Lazo Saavedra: Presidente en 2018

    Me gusta

  3. Adoleine MArtiniez.García diciembre 29, 2015 a 9:29 pm #

    Buena idea, me sumo. Yuslier : Presidente de Cuba en 2018. Genial.

    Tremendo muchaco. Supongo que sus padre vivan orgullosos. Es un angel.

    quién más apoya esto. !Súmense!

    Me gusta

  4. Barbaro Chong Gonzalez diciembre 29, 2015 a 9:31 pm #

    Yo también em sumo. Buenísima idea. Yuslier: presidente 2018

    Barbaro. !Súmense!

    Me gusta

  5. Ania Lea Chong Sicilia diciembre 29, 2015 a 9:35 pm #

    Qué bueno, qué bueno está eso.

    Tremendongonsonga idea. Genial.

    Yuslier presidente. Buenísimo. Y qué viva Yuslier.

    Le siguo y me parece tremendo muchacho. Yo votaría por el fácil. Me gusta lo que dice. Y está claro.

    Yo también voto. Voto por Yuslier.

    ¿Quién más?

    Me gusta

  6. Pablo Ernesto G.Vasquez diciembre 29, 2015 a 9:38 pm #

    Guaooooooooooooooooo.

    ejejejejjjjjjjejjjjjjjjjjj

    Me sumo. claro que me sumo. Quién más¿

    Cómo es: Yuslier presidente 2018. Fuera los Castro

    Me sumo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: