Tío Raúl en París

31 Ene

En la escueta y fría nota de Raúl Castro al presidente francés cuando el atentado terrorista en París, no existió una palabra para condenar aquella masacre y a sus autores. Ahora el dictador de Cuba llega a Francia y es recibido como homólogo de Hollande. ¿Y eso qué importa? Por cierto, ¿en Francia también eres presidente por herencia consanguínea, por una orden que emite alguien en favor de su hermano?

 

Castro II debe estar muy feliz, últimamente no deja de recibir regalos. Cada vez esos obsequios son más valiosos. Rusia, México, el Club de París, le perdonaron las deudas al régimen de La Habana. Tan bondadosa acción le permitirá a la dinastía recibir nuevos y cuantiosos préstamos. Estoy seguro que todo dinero en manos del gobierno de mi país será bien empleado y jamás serviría para viajar en yate por el Mediterráneo, alquilar lujosas suite…no, eso es imposible, entre otras razones, porque semejantes gastos se pueden pagar perfectamente con el salario de un médico en Cuba. Los lujos y placeres, se pueden pagar con la remuneración que recibe cualquier cubano. Sin duda alguna, después de “jubilarse” el Comandante en jefe vive holgadamente cobrando una jubilación de 250 pesos mensuales. ¡¿Cómo pudiera ser multimillonario Fidel: el padre de todos los niños cubanos?!

Soy muy torpe, tanto que gracias a las palabras de Obama en el discurso del “Estado de la Unión”, fue cuando me pareció entender que en Cuba hay democracia. ¡No lo sabía! Que despistado estoy. ¿De los beneficios para el pueblo cubano prometidos por los impulsores del restablecimiento de relaciones entre EE.UU. y tío Raúl, cuál se ha hecho realidad? Siempre me pasa igual, no me entero de nada. ¡Qué despiste!

 

Bueno, lo importante es que tío Raúl está de viaje por París, la ciudad que ha inspirado a tantos poetas. ¡Viva la Internacional! ¡Proletarios del mundo uníos: el marxismo-leninismo salvará a todos los seres humanos que estén hundíos! Felicidades tío Castro II, ahora si podrás enseñarle a Obama, Hollande…cómo se conduce un país hacia el progreso, cómo se construye un socialismo próspero y sostenible, cómo se instaura la democracia, el Estado de Derecho, cómo se respetan los derechos inherentes, universales e indivisibles de los seres humanos. ¡Raúl seguro, de Cuba y la humanidad tú eres ejemplo, y paradigma del futuro!

 

Las imperfectas y deleznables democracias -culpables de todo lo malo que ocurre en el planeta- deben aprender de Raúl Castro y su régimen. Entonces el mundo será mejor.

 

Todo vale y nada importa. ¿Y eso qué importa? ¡Viva la Internacional

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: