El gobierno es el problema

Saltar de una rama a la otra pudiera ser un buen espectáculo de acrobacias y un mal rumbo cuando se pretenden soluciones y no parches o remiendos. Ocultar una herida no la sana, pero puede empeorarla.

 

En la actual coyuntura cubana algunos criterios prefieren obviar el pollo del arroz con pollo, sobre todo cuando crece una especie de “Nueva Internacional”, cuyo paradigma parece ser: Todo vale y nada importa. Los disímiles males, las enormes y perpetuas dificultades que sufrimos el conjunto de los cubanos tiene una raíz: el régimen imperante. La calamitosa realidad nacional -de la que no escapa ningún ámbito en Cuba- es consecuencia y resultado de la tiranía, del totalitarismo que perdura.

 

La paupérrima economía cubana ha sido, es, y será, consecuencia de las disparatadas decisiones políticas impuestas durante 57 años. Casi seis décadas es tiempo suficiente para demostrar algún beneficio, y el castrismo lo único que puede mostrar es fracaso por todas partes. La situación que vive cada individuo en mi patria no es cosa del azar, sino la consecuencia de vivir subyugados por un régimen que constituye el camino perfecto hacia la servidumbre.

 

En mi país el régimen imperante es el problema, la causa y raíz de lo que sufrimos los ciudadanos. ¿Puede ser el problema parte de la solución o la solución misma? Difícilmente habrá mejorías para el pueblo cubano si la causa de nuestros males permanece, y se incentiva o se legitima. ¿Las dictaduras son una opción? El bienestar y la calidad de vida del individuo, al igual que la dignidad de cada persona, inicia por los derechos.

 

Una esperanza defraudada es aquella depositada en el castrismo. Una decisión equivocada es incentivar al castrismo. Una cuestionada impresión es que el castrismo contribuirá al cambio democrático en Cuba. Una ingenua ilusión es que el castrismo pueda, permita o quiera mejorar la vida de los cubanos. Y que la dinastía y sus “elegidos” pierdan el trono es parte del cimiento para la solución.

 

¿Legitimar al dictador parece una buena manera de solidarizarse con el pueblo oprimido?

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en articulos, Una nueva cuba. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s