Hilos en el retablo y escenarios

30 May

kim-diazRaul y sirviente

 

 

Sin pudor alguno el dictador Raúl Castro recibió una representación de su homólogo norcoreano, y el “señuelo gris” Miguel Díaz Canel visitó al régimen de Bielorrusia. Puede repugnar la manera descarnada con la que se ensalza en Cuba regímenes intrínsecamente perversos. No obstante, esos amigos de la dictadura castrista comparten con ella muchísimas similitudes cuando no la misma esencia.

Mientras tanto, el marketing que vende al Jurásico estalinista de Cuba como “moda” asombrosamente publicita lo que no dice el tabloide donde se publicara la Conceptualización del modelo económico y social de desarrollo socialista… que dice pretender el castrismo; cometiéndose en dicha publicidad, entre otras erratas, inexactitudes de modo, tiempo y lugar que terminan en llamativas alteraciones a lo que se presenta de manera explícita en aquel papel, aunque algunos subtítulos del tabloide puedan provocar impresiones equivocadas que al leer con detenimiento se aclaran rápidamente. Hay ciertas informaciones que, imagino sea por premura, pueden distorsionar las cosas; y con esas distorsiones alguien pudiese considerar que por alguna razón se insiste en presentar lo que no es; y ojalá ello sólo ocurra por abundancia de optimismo.

Aunque algunos no quieran fijarse, en mi país hay un recrudecimiento de la represión y no existe ninguna mejoría en materia de derechos humanos; tampoco liberación de las fuerzas productivas, o incentivos para la pequeña y mediana empresa privada. Las PYME para la dictadura son algo así como una amenaza y por consiguiente un privilegio concedido al entorno familiar o en el mejor de los casos a fidelísimos allegados y controlables “conocidos”; mientras que el trabajo por cuenta propia está condenado a ser una economía de timbiriche o subsistencia. Por otra parte, no hay seguridad ni garantía tangible para las inversiones extranjeras, aunque quizás se promocione otra cosa, incluso en reuniones con tufo a secretismo dentro de la Casa Blanca. Que determinadas agendas observen, o quieran ver, garantías y cambios en el castrismo no significa necesariamente que ambas cosas sean verdaderas.

Sin embargo, Cuba tiene solución y el remedio lo percibo en lo distante que esté del poder la dinastía castrista, y no en que milagrosamente miembros de la familia Castro puedan, con sus salarios montar negocios o viajar por el mediterráneo; o heredar el poder real. Entre esas realidades y el cambio en paz hacia la democracia en Cuba hay diferencias muy notables y caminos opuestos. La solución para Cuba pasa inevitablemente por abandonar el camino a la servidumbre que constituye el castro-estalinismo y su pretexto “ideológico”: el marxismo-leninismo; legalizar la pluralidad de la sociedad…etc.

En Cuba podemos alcanzar una economía próspera y sostenible y la equidad si se incentiva la iniciativa privada, el espíritu ingenioso y emprendedor de los ciudadanos, en un Estado de Derecho. Sin democracia la patria seguirá igual, o cada vez peor.

El castrismo es garantía de inseguridad, incertidumbre y desmembramiento del tejido social ya profundamente dañado por la corrupción en todas sus expresiones y la estandarización de la ley de la selva, entre muchísimos otros males corrosivos para la nobleza de un pueblo que merece, puede y tiene derecho a enrumbarse hacia la paz, la libertad y el bienestar. Casi sesenta años de fracaso ininterrumpido es tiempo suficiente y hasta sobrante para amorosamente tomar el camino a la democracia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: