Transparente, sin ingenuidades

26 Jun

A veces nacen flores lejos del manantial. Existe aquel que prefiere no asemejarse nunca al agua transparente del manantial. Hay gente que insiste en ser una piedra que obstruye la fluidez del manantial. Hay muchos que optan por vivir escondiendo su cabeza, bloqueando su alma, y consideran que eso es vida. A veces el revoloteo, o más bien el zumbido de un zunzún, incumbe a quien necesita para vivir algo más que la cotidianeidad. Cuando un amigo continúa en “shock” casi una semana después de saborear “10 millones”: la última puesta en escena de Argos Teatro, quiero confesar algunas cosas. Últimamente estoy de confesión en confesión. Y al decir confesión me refiero al diálogo franco. No digo que tenga la razón, ni siquiera parte de la razón, sólo intento explicitar lo que siento, pienso o percibo, cuando las circunstancias me invitan.

Ya lo he dicho: no soy, ni deseo ser, Batman, Harry Potter o Superman. Pienso que ellos son atractivos personajes de ficción, y la realidad es más compleja, plural. Quizás por eso es que al pensar en Cuba y en soluciones para ella, no prefiero varitas mágicas, como la de los aprendices de mago en la academia donde asiste a clases Harry Potter, y tampoco tiendo a confiar en seres humanos que no lo parecen. Tal vez por reconocer a los seres humanos como tales, no aspiro a encontrar homo sapiens “perfecto”. Confío más en esas personas que ni hacen alarde de aquello que no es virtud, ni intentan presentarse como individuos libres de imperfecciones.

Confieso que los jubilados y pensionados en Cuba tienen derecho a recibir jubilaciones o pensiones dignas y justas. ¿De qué vive un jubilado en mi país? Quiero confesar mi preocupación por la situación de los jubilados y pensionados en una sociedad cada vez más envejecida. Y por ello pienso en lo útil que sería emplear bien los recursos del pueblo que hoy son derrochados para mantener estructuras parásitas; garantizar los privilegios y prebendas de aquellos “comunistas” que anhelan vivir en las mansiones confiscadas de Miramar u otros especiales barrios del país. No se emplea bien el dinero de los cubanos cuando se derrocha en entidades fantasmas e improductivas como los C.D.R, la U.J.C, el P.C.C, el servicio militar obligatorio, “asambleas del poder popular”, viajes en yate por el Mediterráneo, etc…es decir, en una monstruosa maquinaria totalitaria eficiente sólo para burocratizar, ser inútil, contraproducente, maltratar; o servir muy bien como canal de corrupción.

Confieso que los trabajadores en Cuba tienen derecho a recibir un salario justo, digno ¿De qué vive un trabajador en mi país? Raramente podrá vivir de su remuneración  “legal”. ¿Y qué debe hacer? Primero: sostener a su familia.

 

Confieso que desde mi visión el principio de la vía para que las tierras en Cuba produzcan es implementar una verdadera y justa reforma agraria que entregue la propiedad del suelo cultivable a los guajiros. Confieso que, para mí, parte imprescindible de la vía para que en Cuba las vacas dejen de dar lástima y empiecen a dar leche es respetar el derecho de los cubanos a ser propietarios y desmontar el monopolio de la ineficiente maquinaria estatal. Confieso mi dolor ante la situación de la educación y salud pública en Cuba. Confieso mi pesar por los jóvenes cubanos, porque con el régimen imperante jamás tendremos futuro. Confieso mi indignación por la militarización del país, y por la economía cubana convertida ya en un monopolio militar que como pulpo gigante garantiza a su dueña: la dinastía castrista, poseer absolutamente una riqueza asombrosa: toda una isla con 11 millones de esclavos.

Y siento pena cada vez que encuentro personas optando por “escapatorias”, por evadir, enajenarse, no asumir la realidad; así actúan seguramente porque les duele, quizás porque obrar diferente les provocaría una irresistible angustia, y también por miedo o por lo que sea, pero con esas conductas permiten que todo vaya peor para ellos y los demás; esos comportamientos sólo logran inventar una frágil ficción donde al final la vida misma cobra factura. Me duele que cada vez se note menos el amor al prójimo en mi país. Asusta la maldita ¿circunstancia? de la corrupción, la indolencia, desidia, enajenación por todas partes. Como proyecto de vida no desearía jamás evitar la realidad y hacer como si nada estuviera mal sucediendo, y que la vida pase sin yo asumir que quizás cerrar los ojos alivie, pero no es un camino, ni un remedio, ni una esperanza; para mí eso no es una opción, sino la extensión vil de la angustia; la miseria humana – que no sólo está en el bolsillo- apoderándose de la gente.

La ideología de la dinastía Castro es el poder y sus “mieles”; lo del marxismo-leninismo, socialismo o comunismo, es simplemente un desagradable chiste que le sirve de pretexto. En Cuba hay personas que llevan casi seis décadas haciéndose la idea de que cobran un salario, comen, se visten; haciéndose la idea que vivimos, que pudiera haber alguna mejoría con el vigente sistema, esperanzados con que algo se “aliviara”. Y todo eso ha sido una vana ilusión. Ya es tiempo de reconocer que obra humana perfecta no existe, pero no es una opción de vida el infierno que mal vivimos los cubanos en nuestra mismísima patria. Y que para implementar soluciones, gestar remedios, inevitablemente necesitamos derogar la dinastía imperante; abolir nuestra esclavitud: aquella que convierte a los cubanos en esclavos de un apellido o marionetas desechables de una tiranía cruel, inhumana y degradante.

Considero que sin cambio en paz hacia la democracia en Cuba seguiremos mal viviendo ilusiones. Y el cambio en paz hacia la democracia no se producirá por los toques mágicos de una varita de Harry Potter, ni por un superhéroe de historietas, sino por el obrar conjunto de la gente real. Es una buena noticia saber que los cubanos obtendremos lo que hagamos. Depende de nosotros.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: