La nueva castro-candanga: la “revolución” es de merengue

27 Sep

Tengo el gusto de anunciar que los voceros del régimen imperante en Cuba sugieren que la “revolución” es de merengue. En todos lados y por todas partes, en cada uno de los medios de incomunicación y desinformativos, en Cuba,  propiedad de quienes ostentan el poder hace 57 años, a quienes les han condonado múltiples deudas, a quienes se aproximan las democracias del planeta y con quienes hasta el gobierno de la República Checa acaba de firmar un acuerdo para nuevas y mejores relaciones; allí, en esos instrumentos de propaganda del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, aparece por estos días una y otra vez la última candanga. En esta ocasión la histeria de la rancia izquierda caviar, en la isla, arremete contra la oportunidad de que los jóvenes cubanos puedan cursar un postgrado en gestión sin ánimo de lucro. Las becas son ofrecidas por una organización de la sociedad civil estadounidense, que como toda organización de la sociedad civil, en naciones democráticas, tiene la autonomía suficiente para tomar decisiones dentro del marco legal en que opera gracias al Estado de Derecho y no a un dictador, a un caudillo y su séquito.

Pero podemos ahondar más en esta castro-candanga, proveniente de la gastritis que sufre un régimen aburrido, decadente y poco ingenioso, que nuevamente acude a la gastada estrategia de intimidar.

“Lo que enmascara una Zanahoria” es un texto publicado en el periódico Juventud Rebelde. En él se afirma que la intención de las becas es “formar líderes de opinión que sirvan a sus fines imperiales y con ello intentar destruir desde adentro a la Revolución”.  Y aquí quizás tenemos una buena noticia, pues en Juventud Rebelde se sugiere entonces que la revolución es tan frágil que se “des merenga” si algunos jóvenes cubanos aprenden a ser gestores sin fines de lucro. Curiosa cuestión esta que me lleva a otra conclusión: la castro candanga se pone histérica porque hay gente que no está dispuesta a desarrollar “habilidades” de chivato para obtener una javita; no quiere ascender causando el mayor daño posible a otros, con el propósito de libar las mieles del poder, ganarse un viaje al extranjero para lucir como izquierda champan; y cuando apriete la tentación quedarse a recorrer las calles del mismo imperialismo que los voceros de la candanga, como autómatas sin iniciativa, por estos días reproducen.

Pero para visualizar el desgarre de las vestiduras de la horda “revolucionaria”, quisiera ir “sin prisa pero sin pausa”, como nos ha enseñado el pragmático presidente cubano, hombre de diálogo, individuo franco y promotor de la paz, el camarada dictador Raúl Castro.

La correas de transmisión del régimen, quizás ni se percaten pero están realizando un reconocimiento explícito del fracaso de su sistema de adoctrinamiento y lavado de cerebro en los centros educativos cubanos, cuyo objetivo es fabricar el hombre incondicional al partido, a la revolución, al socialismo y a todos los otros términos que solo expresan la misma cosa: el sometimiento de las personas a la esclavitud del totalitarismo imperante. De no ser así ¿cómo puede considerarse que si jóvenes cubanos estudian liderazgo y otros temas favorables al desarrollo de una imprescindible y legitima  sociedad civil pueden “destruir” a un régimen que se proclama popular, inmortal e invencible?

¿Es tan frágil la formación socialista que ofrece la escuela del socialismo y para el socialismo –única opción para los padres en Cuba- que puede diluirse por un puñado de jóvenes formados por el socialismo, cuando éstos aprendan a ser gestores sin ánimo de lucro?

La candanga, castro-comunista, intenta desvirtuar la realidad, pero con tanta tozudez que se daña a sí misma. Los intereses, privilegios y prebendas que reciben los más esclavos entre los esclavos, esos cuya labor es servir a los intereses del poder intimidando a sus hermanos, es decir, a los demás esclavos, les incita a amedrentar con amenazas implícitas, como todo esclavista, al considerar que quienes aspiren a dichas becas atentan contra lo “correcto”, lo cual siempre será aquello que dicte e imponga el amo: una familia y un grupito de sus socios; familia y grupito de socios cuyos hijos, nietos y otros allegados estudian en el extranjero sin rendir cuentas a quienes pagan sus estudios, los trabajadores cubanos. Pero en definitiva para el pensamiento del capataz y el dueño de la dote, a los esclavos no se les rinde cuenta, se les maltrata y ordena.

Afirman los voceros desinformadores que existe un “firme compromiso de los jóvenes cubanos de continuar junto a la revolución y su historia”. Son hasta simpáticos. ¿A qué jóvenes cubanos se refieren? Bueno, quizás a los miles de jóvenes cubanos que intentan abandonar el país anualmente en embarcaciones rudimentarias, capturados a diarios por agentes de la policía o la seguridad del estado, gracias a la delación de los chivatos locales.

Son miles los jóvenes, que andan por cualquier latitud del planeta huyendo del infierno en que el socialismo convirtió a Cuba, por obra y gracia del totalitarismo castro-comunista-esclavista. Y no huyen por leyes de terceros países, huyen por culpa de las leyes fallidas y las políticas fracasadas que impone el partido único y el totalitarismo vigente. Ese mismo partido incapaz de proporcionar dentro aquello que los cubanos buscan fuera de su patria.

Jóvenes también son el número indeterminado de los que mueren durante peligrosas travesías en precarias embarcaciones. Los miles que son devueltos por guardacostas estadounidenses, después de interceptarlos en alta mar, porque desean las oportunidades que los que dicen llamarse comunistas, no tiene la voluntad de brindarles, después 57 años de socialismo.

También son jóvenes los que contraen matrimonio por conveniencias, los que se prostituyen, los que justifican su huida como motivada por causas económicas para poder regresar a su terruño a ver a los suyos, y no comprometer a los que quedan dentro del infierno. En la esclavitud se vive con miedo hasta cuando te conviertes en cimarrón.

Son muchísimos los jóvenes que sobreviven en condiciones inhumanas, crueles  y degradantes en las alrededor de 200 cárceles castristas, y muchos de ellos están presos por delitos que solamente lo son en el totalitarismo, bajo el yugo de una dictadura, en la esclavitud; o por los delitos a que son empujados los seres humanos que sufren el totalitarismo, ante la escasez y mala calidad de los productos y servicios ofertados -cuando se ofertan- por el incapaz, ineficiente, mercado estatal, a pesar de las rectificaciones, los perfeccionamientos y las conceptualizaciones.

Jóvenes también han sido quienes se han comportado como capataces, muchas veces agresivos, esos que en los medios de comunicación se han desgarrado las vestiduras a favor del régimen militar, unipersonal, unifamiliar, de la dinastía castrista, y hoy se pasean por las calles de Miami, y otras ciudades del imperialismo y el extranjero. Pregúntenle a Juan Carlos Cremata, por ejemplo,dónde reside uno de los más activos durante la censura de la puesta en escena “El Rey se muere”.

Puede que sea altísimo el número de jóvenes optando por las becas ofrecidas, y por ello la castro-candanga fue activada, mediante las falsas “organizaciones de la sociedad civil socialista”, que antes se llamaban organizaciones de masa. Lamentablemente en toda esa pataleta esclavista se gastan los recursos de todo el pueblo, incluyendo los de quienes no apoyamos al esclavismo.

Parece que aprender a ser un administrador sin ánimo de lucro, constituye un peligro para el sistema cuyos legisladores, por ejemplo, son choteados popularmente por limitarse a levantar la mano para someterse a todo lo que ordenen desde arriba. Un circo es aquello que, aunque le llamen asamblea del poder popular, en ninguno de sus niveles es asamblea, ni poder, ni mucho menos popular. Solo se trata de un mediocre circo cuyas actuaciones ya nos la sabemos de memoria.

Pero hay otra arista que no puedo obviar y está implícita cuando los voceros desinformadores se preguntan “¿por qué el gobierno de Estados Unidos no solicita al de Cuba de manera legal las becas de la World Leaning?”

Las organizaciones de la sociedad civil son autónomas, pero eso es difícil de entender cuando gracias a la verborrea ahora se presenta a los C.D.R, por ejemplo,  como una organización de la sociedad civil. Quien ofrece las becas es una entidad de la sociedad civil, con la autonomía necesaria para operar dentro del marco legal en el que habita. ¿Es ilegal estudiar?

Pero ¿cuál es la mayor preocupación?  El régimen sabe que cualquier joven cubano pudiera aspirar a las famosas becas, si cuenta con los estudios vencidos que se requieren y un dominio básico del idioma inglés. Pero para aplicar a las becas ofrecidas, y al no mediar el régimen de la dinastía Castro, no se requiere incondicionalidad ideológica, no hace falta estar en contra del régimen pero tampoco aparentar ser comunista o estar a favor del régimen. Eso es doloroso para aquellos que se presentan muy dinámicos nombrándose  revolucionarios, socialistas e incondicionales, porque buscan acceder a una carrera, mantenerse en ella, y ascender para chupar prebendas. Saben los oportunistas que pareciendo incondicionales podrán aspirar a puestos de trabajo con mejores condiciones laborales y mejor remuneración, y lograr algún viaje al exterior para mejorar sus condiciones de vida, y llegada la oportunidad, cuando se les desbloque el amor por el consumismo, quedarse a vivir en el extranjero.

Esta nueva castro-candanga, son los gritos de una bestia salvaje que fallece. Pobre rol el de aquellos que se someten a tanta mezquindad y vociferan para agradar a la bestia moribunda. Basta de tanto circo, que no solo el Rey está desnudo,también lo está su séquito desinformativo e histérico.Empleen los recursos malgastados en una pantomima tan mediocrepara ofrecer dentro de la patria lo que los cubanos buscan desesperadamente fuera de ella. Así no deberán aparentar  que repudian, lo que muchos cubanos aprueban y desean en la isla; incluyéndolos a ustedes mismos, a ustedes los voceros histéricos. Dejen de actuar como fascistas, esclavistas, estalinistas, para simular  que defiendenlo que ni ustedes mismosse creen.

 

Yuslier Lazo Saavedra

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: