Muéstrale tu amor

20 Oct

El amanecer puede no ser tan agradable y su intensidad perder gracia, cuando alguien perdió el techo, o aquellas paredes que convirtió en hogar, y hasta el colchón donde dormía quedó ensopado. Cuando algo así sucede hay personas que necesitan salir del derrumbe en que puede caer su alma. Duele ver destrozado el empeño de una vida, la humildad de aquel hogar donde jugaron tus hijos, o te cantaba una canción de cuna la abuela. Pueden caer las lágrimas -y sin lograr contener ese derrame que brota de tus ojos- cuando tendrás que iniciar nuevamente y sientes muy frágiles esas fuerzas que son necesarias para recomenzar.
En el oriente de Cuba hay familias a las que el huracán marcó, o desbastó de alguna manera. En momentos difíciles extender la mano es siempre oportuno, y hasta una palabra de aliento puede significar una bocanada de oxígeno. Si puedes encontrar una manera de ayudar a cualquier persona que en el territorio oriental cubano lo necesite, hazlo; muéstrale tu amor al prójimo. Ayuda a devolver la sonrisa al rostro de alguien.
Dios esté con todos. Bendiciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: