¿Salir del bache?

“Ábrela, ábrela, abre la botella que vamos a brindar…” cantando ese y otros estribillos, pudimos celebrar este fin de año, en La Salud, con el pegajoso ritmo de la conga que transita por las calles, y la quema del muñecón. La conga, después de su recorrido y antes de quemar el año viejo, pasó aproximadamente media hora sin tocar. Parece que hubo menos personas disfrazadas esta vez. Pero con la sonrisa de oreja a oreja y un brindis multitudinario arribamos al 2017, mientras el muñecón ardía a las doce de la noche. Después continuó la fiesta, bailando en el parque con la música grabada.

En diciembre, tampoco faltó la nutrición espiritual para quienes buscan a Dios y creen que nadie es tan malo que no merece a Cristo, o tan bueno que no necesita al Señor. Dios no descarta, no excluye. Compartimos la Navidad en la Iglesia recibiendo al Niño Dios, ese que puede nacer todos los días en nuestros corazones si nosotros queremos y le abrimos nuestras puertas. Personalmente decidí no ausentarme de ninguna celebración o espacio para compartir esta Navidad, explicitando, junto a otros, el amor al prójimo. Insistí en no olvidar lo valioso que es llenarnos de paz y compartir, incluso, aquello que no se tiene.

Los datos ofrecidos en la Asamblea Nacional, y el discurso del mismísimo Raúl Castro pudieron ser razones obvias para que, en Cuba, el 31 de diciembre pocos tuviesen ánimo. La calamitosa situación que reporta el régimen ocurre después de dos años de relaciones con los Estados Unidos, ahuecamiento y relajamiento del embargo estadounidense, envidiable condonación de múltiples y altísimas deudas al gobierno cubano, llegada de más de tres millones de turistas, pasarela de Channel y de mandatarios y políticos y diplomáticos extranjeros, arribo de cruceros, levantamiento de la Posición Común que implementaba la Unión Europea…

No obstante, nada obstruyó la voluntad de recibir sonrientes el nuevo año. Algunos creen que en ocasiones la hipnosis o enajenación social puede ser tan intensa que nada escandaliza, ni siquiera una lista de pésimas noticias como discurso oficial finalizando diciembre. Quizás también se deba a que para los cubanos la dureza de la vida, la avasalladora realidad, y hasta la ausencia de esperanza, desde hace 58 años es tan común como la gripe, o beber agua. Probablemente la resignación invita a no permitir que la angustia extinga instantes de alegría. Es bueno negarse a sufrir la pobreza del alma y evitar que nos invada la sequía del corazón. Reír, bailar, siempre ayuda.

Este año no augura mejores noticias. Será un año difícil para los cubanos. Sin embargo, nada matará la sonrisa de la gente, jamás podrán extinguir esos deseos de celebrar la Navidad, que para los cristianos no existe si falta Cristo. Dios nunca se ausenta, tampoco cuando peor está todo. El Señor, Buen Pastor, apacienta y cuida a su pueblo, como no lo hacen varios príncipes, y administradores de sacramentos o inspectores de aduana para el Espíritu Santo, que apacientan y cuidan al lobo, no a las ovejas.

En el camino a Emaús, dos de los discípulos iban cabizbajos, desesperanzados, frustrados, angustiados… Aquellos dos discípulos iban tan mal que Jesús se aparece, conversa con ellos y no lo reconocen. Abrieron los ojos, después que sentados a la mesa Jesús tomó en sus manos el pan,y habiendo dado gracias a Dios lo partió y se lo dio.

Aunque prácticamente casi todos los cubanos tenemos como patrimonio personal e intransferible un bache en nuestra calle, cuando decimos “salir del bache” hacemos referencia a los tropiezos y dificultades que se presentan. Ciertamente los cubanos merecemos salir del bache permanente. No es voluntad ni responsabilidad de Dios aquello que sufre la Nación. Pero es decisión nuestra, y también intransferible, que logremos saltar el bache nacional. No es culpa de otros los fracasos y la profundidad del hoyo.

Dios bendiga a Cuba en este 2017. Y roguemos a la Virgen de la Caridad por todos los cubanos. Si no crees en Dios, desea paz, esperanza y prosperidad para la patria de José Martí.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en articulos y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s