Petro, el yo extinguido, y las orugas en el espejo

12 Mar

Petro un día despertó sin bostezos. Y notó que siempre hablaba en plural. También, por primera vez, pudo percatarse que con sus vecinos ocurría lo mismo. Nunca antes se había preguntado por la intervención del nosotros en su vocabulario. Este hallazgo no fue la causa de que se sintiera como una cucaracha, sino descubrir que como tal se había comportado y así lo trataban y trataba él a los otros. ¿Hasta en este instante en el que se devela lo inaudito? Petro ya despierto se enredó en una pesadilla. Después de tanto tiempo todo se había esclarecido y, a veces, tanta refulgencia puede dejar turulato al individuo. Tal revelación jamás sería la gran noticia, pero lo cierto era que el singular ya había desparecido, y fue extinguido no por el plural, sino por la acción colectiva, aunque inducida por individuos, para desaparecer al individuo mismo y solamente favorecer a un mortal.

Seguir leyendo

https://yuslier.wordpress.com/?page_id=1056&preview=true

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: