Apreciaciones sobre un panorama recurrente

30 Abr

Las alteraciones al orden democrático no inciden en cuestiones abstractas. Perder el rumbo de la democracia destruye a los individuos y desgarra la convivencia, al profanarse patrimonios cívicos indispensables para cualquier nación. Hay valores universales que precisamente lo son porque constituyen paradigmas de la humanidad y no de un país en particular. América Latina es una región que ha sufrido las consecuencias de abandonar o romper virtudes cívicas, y después se ha encontrado con las consecuencias de ese deterioro. Lamentablemente esos sucesos no son cosas del pasado.
Venezuela, por ejemplo, vive momentos que no ocurren por casualidad. Lo que hoy sucede allí comenzó tiempo atrás. Hay lecciones que nos indican el camino al colapso. Las “dádivas” nunca son gratis ni un regalo, por ellas se paga un costo altísimo, incluido el pasaje directo al abismo. Nunca el gobernante, o el gobierno, o el Estado, pueden financiar algo porque quien costea los regalos es el contribuyente, y aquel que a cambio del supuesto obsequio termina convertido en mero súbdito.
Los venezolanos tienen derecho a ejercer todos sus derechos y enrumbarse en paz hacia la democracia. Es curioso escuchar algunos pronunciamientos que surgen sólo cuando la revolución bolivariana se pone nerviosa porque percibe su desmoronamiento. Los problemas de Venezuela no provienen de las expresiones pacíficas de los ciudadanos, sino de las causas, de aquello que lleva a las multitudes a obrar pacíficamente y a no permanecer como simples espectadoras de sus propias desgracias.
Por cierto, insisto, la pluralidad no es división, es multiplicación. La unanimidad existe siempre, y comúnmente, en fuerzas y espacios no democráticos. Quizás a alguien en la Antártida, Roma, o en “casa de las quimbambas”, le sea útil enterarse de ello, para así no parecer cínico o parcializado, o intensamente zurdo; o para que al menos se dude de la veracidad de un apodo: Pancho el zurdo.
También en Venezuela, Ecuador, Bolivia… se observa lo que sucede cuando una persona, una visión y una fuerza política son lo “legítimo”. Contemos cuántas veces los populistas y sus correas de transmisión han respetado -al menos respetado- a alguien o algo que no coincida con el criterio personal del gobernante. Al observar las naciones sujetadas por gobiernos que se autodenominan progresistas puede valorarse el progreso alcanzado.
Latinoamérica posee suficiente evidencia para apreciar cuan cierto es que las dictaduras no tienen color político -y la mezquindad tampoco-. Ningún individuo, ningún gobierno, es tan bueno que puede acumular el poder y poseerlo por tiempo indefinido. Ninguna nación avanza con caciquismos o caudillos. Y de nada sirve -ni parece sincero- transferir a otros las culpas de los fracasos propios. Suele verse como adulto a quien alcanzó la edad y se comporta como tal
Cuando el gobernante actúa como si fuese un dios, y de esa manera es tratado, las naciones se encuentran en el antónimo del paraíso. En el actual contexto latinoamericano las cuatro virtudes cardinales descritas por Platón mantienen su vigencia y es posible notar cuándo son abandonadas.
Desconozco si “Nuestra América” dejará atrás los mismos baches en que cae -y ha caído en ellos demasiadas veces-, pero lo deseo; así como aspiro a que cuando en mi Patria algún día se haga la luz sepamos oler siempre el rumbo adecuado. Hará bien que adelgace el manual de los descalabros latinoamericanos. Y será bueno que en la tierra de José Martí sirvan para algo los tropiezos propios y de nuestros vecinos.
Destruir la democracia parece más fácil que recuperarla. Pero no hay sombra que pueda esconderse de la luz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: