Petro y Petunia y estampas

21 May

Querida Petunia:
“Adiós felicidad”, esa pieza musical que interpretaba Bola de Nieve es la que escucho mientras te escribo. Con el permiso de Bola, así se llama el disco y es una exquisitez interpretada por Pancho Céspedes con Gonzalito Rubalcaba al piano. Petunia…tienes que escucharlo.
“Adiós felicidad casi no te conocí, pasaste indiferente sin pensar en mi sufrir. Todo mi empeño fue en vano, no quisiste estar conmigo y ahora me queda más honda está sensación de vacío. Adiós felicidad… casi no te conocí, pasaste indiferente sin querer nada de mí. Pero tal vez llegue el día en que pueda retenerte… mientras, con la esperanza de ese día he de vivir…Adiós felicidad.”
Petunia, suena muy bien, tanto que no he dejado de pensar en ti. Tengo tu imagen tatuada en cada neurona –las pocas que me van quedando-. Si pudiéramos escuchar juntos la pieza musical estaría besándote toda la noche, mientras llueve. Para escuchar juntos este tema no puede haber tanto calor. ¡Qué vapor Dios mío! Y esta mosca que no me deja en paz. Cuando oigas esa sonoridad, esa voz, pensarás en mí. Seguramente me pedirías que no cante más porque parezco una rana croando. Estoy otra vez cautivado con la canción.
“Adiós felicidad… casi no te conocí, pasaste indiferente sin querer nada de mí. Pero tal vez llegue el día en que pueda retenerte… mientras, con la esperanza de ese día he de vivir…Adiós felicidad…”


Hoy es 21 de mayo ¿cierto? Olvidé que día es hoy. Miento, es domingo… el día en que siempre aparezco regalándote los jazmines que no te gustan. “Una gardenia Petro, basta con una gardenia”, así me dices siempre.
“No se puede tener conciencia y corazón”…Esa otra canción, oye… casi no puedo escribirte…
Bueno, Plutarco no fue a la gala cultural del 17 de mayo. El término gala puede confundirte pero no era por el día del campesino. Plutarco está agotado Petunia. ¿Conociste a su padre, el viejo militante del partido…el “come candela”…? ¿Te acuerdas del? Desde que se operó la catarata ve mejor, tanto a sus gatos como a otras cosas. Plutarco padre le preguntó a Plutarco hijo:
-¿Por qué en China, Vietnam, Corea del Norte, Cuba…y otros baluartes del socialismo la comunidad LGBTI no ha logrado lo que ya alcanzó en países que sufren el capitalismo, incluso hasta en el mismísimo territorio imperial?
Plutarco hijo cayó sentado y desde esa tarde está bebiendo infusión de tilo y manzanilla. Fue Plutarco padre, el anciano otrora militante del partido, quien
con tan sólo una pregunta operó a Plutarco hijo que sin tener cataratas parecía sufrir algún raro trastorno en la retina que le impedía ver.
“…Cuántas cosas secretas le contaría. Un alma que al mirarme sin decir nada me lo dijese todo, todo, con su mirada…Un alma que al besarme con suave aliento…que al besarme sintiera lo que yo siento, y a veces me pregunto qué, qué pasaría si yo encontrara un alma como la mía…”
Tuve que tararear la letra y escribirla para ti. Bola de Nieve es una infinita bola de talento. Te escuché muchas veces tararear esa canción.
El viernes fue 19 de mayo. Otro desgraciado aniversario de la caída del Maestro en Dos Ríos. Quizás su muerte lo salvó…quizás…Pero no dejo de lamentar que muriese antes, demasiado antes. Martí no debió de morir tan temprano. La ausencia del Apóstol fue notable desde ese mismo instante y tanto como el vacío que dejó, sin parangón. No debió morir ese día. ¿Recuerdas cuando leímos la carta de Gonzalito, Gonzalo de Quesada, por la muerte de Pepe?
Y detrás de todo viernes siempre hay un sábado. Ayer fue 20 de mayo. Pudiera ser un día para brindar, pero otra vez ha sido un día para llorar, mera angustia. La República y la libertad ni son el presente, ni son tangibles ni puede verse todavía su proximidad.
Llorarás cuando escuches el piano mientras se canta esta letra que ahora escucho en la voz de Pancho:
“Mamá la negrita se le salen los pies de la cunita y la negra Merce` ya no sabe qué hacer. Tú drume negrita que yo vo` a comprar nueva cunita que va tener capitel y va a tener cascabel. Si tu drume yo te traigo un mamey bien colorao…. Si tú no drume yo te traigo babalao que da paupau…Tú drume negrita que yo voy a comprar nueva cunita… “
Estuve sollozando en la Catedral. Allí, en el sitio al que tantas veces fue a rezar la abuela y donde agradeció a Dios después de corear junto a varias de sus amigas “Cuba tiene Cardenal”. Entonces éramos niños. Pero no fui a la Catedral de La Habana por lo mismo que la abuela. Me postré ante el Santísimo para rezar porque quien parece tener Cardenal es el gobierno y no Cuba, y porque sentía algo semejante a los discípulos en el camino a Emaús. Necesitaba orar en el mismo sitio donde la abuela un día se alegró cuando Jaime Ortega fue creado Cardenal. Recé por la Iglesia en Cuba y por la abuela, y por el mismo ser humano que hasta hace muy poco fue arzobispo de La Habana. Seguramente estás al tanto de las palabras de Jaime Ortega en España que para mí han significado la imposibilidad de continuar otorgándole el beneficio de la duda. Si la abuela aquella vez lloró de alegría hoy lloraría por razones diferentes, aunque por el mismo Cardenal.
“Y recuerda que… jazmines en el pelo y rosas en la cara airosa caminaba la flor de la canela. Derramaba lisura y a su paso dejaba aromas de mixtura que en el pecho llevaba. Del puente a la alameda menudo pie la lleva por la vereda que se estremece al ritmo de sus caderas, recogía la risa de la brisa del río y al viento la lanzaba del puente a la alameda.”
Petunia, volveré a escribirte. Cuando me veas quiero que pronuncies mi nombre mientras te fumas el tabaco. Quiero observarte diciendo Petro mientras vacías lo que quede de vino en la botella. ¿Todavía la guardas?
Termino mi carta intentando transcribirte el fragmento de una narración sobre el 20 de mayo de 1902. Me encontré con tal pasaje en las páginas de un viejo libro, Biografías Cubanas 8, de Pánfilo D. Camacho, publicado en el año 1938 por la Editorial Trópico:
(…)Por fin, llega el día señalado para dejar constituido el gobierno republicano: el 20 de mayo. Desde hace varios días la ciudad de La Habana se ha estado nutriendo de visitantes ávidos de presenciar las fiestas de la inauguración de la República. En los hoteles no hay alojamiento, y muchos se ven en la necesidad de dormir en los parques. Desde por la mañana se hace difícil transitar por las calles. Las banderas cubanas adornan todos los hogares. Es aun temprano cuando la Plaza de Armas está totalmente invadida. El día además de primaveral es espléndido. Parece como si la naturaleza quisiera cooperar a la magnificencia del acto (…)
(…)A las doce en punto, entre el ruido de las sirenas y el grito unánime de la multitud, que se arremolina en el Malecón y la Punta, es arriada en el Morro la bandera de las barras y de las estrellas y sustituida por la cubana. El cambio se hace ante una comisión del Centro de Veteranos. El momento es de suprema emoción. Las lágrimas corren por las mejillas de muchos. A los pocos minutos se hace igual operación con la bandera norteamericana que aun ondea sobre el Palacio. A las doce y veinte minutos, jura Estrada Palma el cargo. Terminada la ceremonia, Máximo Gómez abraza a otro general de la guerra y le dice que cree que ya han llegado (…)
Petro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: