Gracias Feddie

26 Nov

Estos han sido días en los que rememoré a Freddie Mercury. El viernes pasado fue 24 de noviembre. No importa donde reposen sus cenizas, algo en la brisa parece Freddie. Los silbidos en el álamo parecen Freddie. El aturdimiento de estos días lo alivié con Queen. Y cuanto más patéticos puedan ser los tiempos, mayores gustos causará “Love of My Life”. Quizás me enamore también de Mary Austin, y por culpa de Freddie. Con él estos días no me han saturado. Eso pareciera irrazonable… si no fuera verdad.

 

Aquel 24 de noviembre de 1991 el mar se ofuscó. Alguien vio a una gaviota perder el rumbo. Y no quedaron huellas de aquel ciervo que bramaba sobre la colina seca. Pero el cielo estuvo gris. No todos vieron. Pero el cielo estuvo gris. El bullicio se derritió. Cuando Freddie por última vez cerró los ojos, hasta el colibrí en mi patio dejó de volar. Después de ese día faltan notas en todos los pentagramas.

Anuncios

Petro: “Yo soy berlinés”

19 Nov

Querida camarada Petunia:

 

Ayer llovió. Pero ya había cantado el gallo. Fue antes del amanecer. Luego de bañarme. Después de que derramara todo el café encima de la cama y sobre mi cuerpo. No estaba vestido. Creo que estuve más de una hora bajo la ducha de la vecina para calmar el ardor. Ella untó algo en mi cuerpo. No tengo llagas aunque se mantiene enrojecida mi piel.

 

Presiento que con la homilía del pasado domingo aún estuvieras conmovida.

 

Más tarde salí a comprar las flores. Olivia no había dormido. Sentada en su sillón parecía que iba a despegar. Hace siete días que despidió al esposo. No fue necesario tocar la puerta porque estaba abierta y ella balanceándose. Al entrar sonaba en la radio “El cuarto de Tula”. No pude aguantarme. Ella me contaba pero yo me reía. La canción en la radio; Olivia aumentando la velocidad mientras se mecía, y casi en susurro me recitaba la despedida…Terminó riéndose conmigo. Yo quería prestar atención, ajustarme a la circunstancia…Pero no podía. En los momentos más terribles del cuento era cuando más estridente sonaban mis carcajadas. Cuanto más pretendía poner un tono serio en mi rostro, más estridente era mi risa. Casi me ahogo. Olivia terminó riéndose. En ningún instante pude calmar mi risa. Y Olivia tuvo que limpiar la sala. Se orinó por tanta risotada, y le faltaba el aire. No pudimos parar la risa.

 

Me parece que con la homilía del domingo aún estarías conmovida. Duermo con tu crucifijo muy cerca de la cama. Y el cuadro del Sagrado Corazón, que tu abuela nunca quitó, y que es hermoso, sigue en el mismo medio de la pared, en la sala. De ahí no lo muevo.

 

Petunia, también rememoré la caída del Muro de Berlín. ¿Crees que me olvidaría de algo así? Pero ese muro no se “cayó”, lo derrumbó la gente que estuvo subyugada. El Muro de Berlín no se desmoronó, fue derrumbado.

 

Todos los hombres libres, dondequiera que ellos vivan, son ciudadanos de Berlín. Y por lo tanto, como hombre libre, yo con orgullo digo estas palabras “Ich bin ein Berliner (“Soy berlinés” o “Yo soy un ciudadano de Berlín”)

 

La frase es una de las más famosas de John F. Kennedy. La pronunció en Berlín Occidental, en el balcón del edificio del “Rathaus Schöneberg”, el 26 de junio de 1963, con motivo del decimoquinto aniversario del bloqueo de Berlín impuesto por la Unión Soviética y el levantamiento del muro de Berlín el 13 de agosto de 1961. “Ich bin ein Berliner”, hizo universal al discurso. Un fragmento inicial de la alocución dice:

 

Hace dos mil años el alarde más orgulloso era “civis romanus sum”.Hoy, en el mundo de la libertad, el alarde más orgulloso es “Ich bin ein Berliner”. ¡Agradezco a mi intérprete la traducción de mi alemán! Hay mucha gente en el mundo que realmente no comprende, o dice que no comprende, cuál es la gran diferencia entre el mundo libre y el mundo comunista. Dejad que vengan a Berlín. Hay algunos pocos que dicen que el comunismo es el movimiento del futuro. Dejad que vengan a Berlín. Y hay algunos pocos que dicen que es verdad que el comunismo es un sistema maligno pero que permite nuestro progreso económico. Lasst sie nach Berlin kommen. Dejad que vengan a Berlín.

Petunia, ¿en serio me preguntas si olvidé el aniversario de la caída del “Muro de la vergüenza”? Lo recuerdo con la misma frecuencia con que rezo el Ave María, o el Rosario.

 

Creo que con la homilía del pasado domingo aún estuvieras conmovida.

 

Y sobre Jericó te escribiré con calma en otra ocasión. Pero la ciudad de Jericó en la tradición judeo-cristiana es el lugar donde los israelitas retornaron de la esclavitud en Egipto, dirigidos por Josué el sucesor de Moisés. En Canaán, en el momento de la conquista, las ciudades tenían su propio templo dedicado a alguna fuerza de la naturaleza. En Jericó adoraban a la luna, al “dios leraj”. De igual manera en la ciudad de Beit Shemesh, (“Casa del Sol”) situada al otro lado de la cordillera central de Judea se adoraba a “Shamash”, el dios del sol. Quizás este ambiente sirva también para apreciar la narración de esa conquista. La caída del muro de Jericó se encuentra en el Libro de Josué que pertenece a los libros protocanónicos, y es uno de los Libros Históricos. Las controversias y conflictos referentes al libro se diluyen al interpretarlo en su contexto teológico. Desde el punto de vista teologal cumple su propósito, convirtiéndose así en una lectura mucho más intensa y seductora que si buscaras en él mera exactitud historiográfica. Petunia no tengas miedo. Deja que Dios derribe el muro y te invada.

 

Presiento que con la homilía del pasado domingo aún estuvieras conmovida.

 

Ah…casi lo olvidaba… si todavía estuvieras aquí no podrías trabajar en el Consejo de Artes Escénicas y mucho menos crear el catálogo para el Festival de Teatro de La Habana. ¿Estás al tanto? ¡Vaya borrasca!

 

Tomaré el café de la mañana escuchando a tu gallo cantar. Ya está viejo. Estimadísima proletaria, rememora tus antiquísimos versos y cuando tomes ron Bacardí piensa en mí.

Petro

Petro: Cien años y un cadáver insepulto

5 Nov

Queridísima Petunia:

 

La Revolución de Febrero del año 1917 en Rusia derrocó al sangriento zarismo y llevó a la creación de un Gobierno Provisional. “En ella se encuentran múltiples desastres”, solía comentar el viejo Andrés. Meses después los bolcheviques derrocaron al Gobierno Provisional y otras estructuras creadas o pensadas tras la abdicación del Zar. “Todo el poder para los sóviets”, con ese slogan en el mes de octubre del calendario juliano los bolcheviques monopolizaron el poder e instauraron el marxismo-leninismo en Rusia. Y entre otras consecuencias también inició la guerra civil rusa. Como sabes el régimen totalitario que acaparó todo el poder en nombre de un partido único para una persona, exportó sus premisas a diversos rincones del planeta, ocupó varias naciones y dejó una estela de ruina y dolor. Y todo ello lo han sufrido precisamente los seres humanos, incluyendo al proletariado que supuestamente era el beneficiario.

 

¿No se te olvida el Pacto de no agresión entre el Tercer Reich y la URSS conocido como Pacto Ribbentrop-Mólotov? ¿Fue en la escuela donde conociste las cláusulas secretas en ese pacto que fue firmado por la Alemania nazi y la Unión Soviética y en las que se repartían Finlandia, Polonia y parte de Europa del Este? ¿Recuerdas cuando leíste por primera vez que por entonces todos los partidos comunistas bajo influencia soviética justificaron el Pacto y por órdenes del camarada Stalin abandonaron su propaganda contra el fascismo y atacaban a las democracias enemigas de la Alemania nazi? No olvido el rostro de aquel buen amigo nuestro cuando su ingenuidad se rompió al enterarse de que cuando en septiembre de 1939 Francia declaró la guerra al Tercer Reich militantes del Partido Comunista Francés rehusaron servir en el servicio militar porque decían que esa era una guerra imperialista. Tuviste que abrazarlo luego porque el muchacho leyó algunos nombres de quienes públicamente declararon su apoyo a las tropas del Pacto de Varsovia cuando invadieron Checoslovaquia para exterminar a la Primavera de Praga. Petunia, rememoro a ese joven bueno y cómo mientras lloraba nos decía que el marxismo-leninismo genuino se sustenta en el odio y el fomento de la violencia. El odio como “factor” o “motor” de lucha, la violencia como método.

 

Al parecer el socialismo ama tanto a los pobres que los fabrica en masa; genera con eficacia abundante ruina y no sólo la material; incluso devora a sus propios hijos. Con ese modelo totalitario las autocracias encuentran una eficiente fórmula para tornarse infinitas. Cien años después de que el marxismo-leninismo tomara el poder es posible valorar su legado. Y es imposible encontrar un lugar en la Tierra donde su instauración no acarreara miseria absoluta, devastación plena.

 

En el centenario de los acontecimientos de octubre todavía existe el totalitarismo. Su versión marxista-leninista no ha desaparecido pero es como un cadáver insepulto. Y no pertenece al futuro.

 Petro

 

Petro, Petunia y mutaciones recientes

29 Oct

Queridísima Petunia:

 

¿Cuándo llegas en yate a la Marina Hemingway? ¿O acaso prefieres Varadero? Me alegra escuchar que ya no eres una traidora que abandonó a su patria. Quizás sea una buena noticia. Tienes suerte, ¿no?

 

Fui afortunado, casualmente estaba viendo el noticiero cuando anunciaron las nuevas medidas. También pude observar al comentarista aclarar (aunque nadie le había preguntado) que estas nuevas medidas, beneficiosas para ti, no eran una respuesta a nada en particular y que mucho menos se debían a una presión. Además, afirmaba que eran pasos previstos hacía tiempo como parte de las actualizaciones del tema migratorio. No sé porqué recalcaba cualesquiera de esas cuestiones, ¿acaso existirían motivos para imaginar lo contrario? ¿Tú qué opinas? Sería un criterio muy sospechoso considerar que el socialismo necesita que entre moneda capitalista, particularmente dinero imperialista, para sobrevivir. ¿El socialismo necesita del salvaje capitalismo, o que los ex traidores ahora traigan más dólares? Semejante criterio sería un disparate ¿Y tú qué crees? Alguien muy revolucionario me comentaba que en su barrio a eso le llamarían estar deshidratado y pidiendo el agua por señas. Sería erróneo considerar que sufrimos una fuerte presión y que no hay donde, ni de quien, agarrarse ¿Y tú qué opinas?

 

 “El agua da al pecho”, decía el guajiro cuando la situación estaba apretada, sus bolsillos vacíos… ¿Te acuerdas? En fin, prefiero evitar las redundancias.

 

Al parecer el vecino que salió por la base naval de Guantánamo y el ginecólogo que atendió el embarazo de la presidenta del CDR todavía no han corrido tu suerte. Tampoco otros. Ellos no estarían beneficiados con estas medidas. ¿Petunia, allá donde vives conoces a alguien que emigrara sin tener visa y tenga que esperar ocho años o 24 horas para regresar a su país por algún impedimento en su propia patria? ¿Puedes averiguar?

 

¿Cuándo ancles tu yate podré visitarlo? No digo navegar, sino ver su interior. No tengo ni idea de si puedo subir, pero eso lo averiguaremos después. Eso si, no dudes que te recibiré diciendo: ¡Bienvenida a casa!

 

Petunia, tráeme en el yate una botella de ron Bacardí, música de Celia Cruz y Willy Chirino. ¿Eso sería sospechoso?

 

 Petro.

Epidermis

22 Oct

“El paciente está en coma, su estado es grave y el pronóstico reservado”.

Tengo la sensación de haber escuchado algo así en películas…series…No sé si se trata de un cliché, de lugares comunes para rellenar parlamentos de algún Texto.

A veces a mí también me acecha la decepción y la desesperanza. Hay momentos en los que envidio el optimismo de José Martí. Pero busco ánimo, aunque en ocasiones sea arduo encontrarlo. Quizás este no es un post “anímicamente correcto”. Y existen otros más esperanzadores. Pero Cuba duele. Me punza tanto que volví a escuchar a Carlos Varela, el mismo cantautor que idolatré en mi adolescencia. “Graffiti de amor”, “Muros y puertas”…Hacía mucho tiempo que la voz de Varela y su música no parecían el arrullo de mis noches. Recuerdo que sus letras me llevaban al mismo sitio donde todavía hoy me arroja la luna y los amigos que no se han ido, aunque lejos están… Uff… ya, creo que ahora me puse cursi…

“…Y pintó y pintó por todas partes miles de peces de un solo color y llenó el asfalto con su graffiti de amor. Por eso fue que borraron edificios, muros y vidrieras y hasta una luna que un niño dibujó en la acera. Desde entonces prohibieron dibujar lo que sentía el alma, para cuidar y encadenar la calma. Y como no le dejaron sitios donde dibujar su dolor se rayó su cuerpo con un tatuaje de amor…” No contaré todo lo que hice y pensé escuchando esa y otras canciones de Varela cuando, por el teatro, lucía un errante y era casi un niño.

Quiero escuchar La Comparsa de Lecuona. Luego cantar con Celia Cruz. Más tarde escuchar a Bebo Valdés. Tengo que oír jazz, blues, a sus clásicos. No apagar a La Sonora Matancera, el Trío Matamoros, gozar con Beny Moré, oír a Wily Chirino… Habrá que sonreír cuando los criterios y comunicados de “directivos culturales”, socialistas y revolucionarios, desprecian a un grupo de talentosos artistas que quieren hacer la Bienal de La Habana. Cuba me duele. Cuba me duele. Cuba duele. Cuba duele. Cuba me duele, me duele, me duele ¡Cuba duele! Es bueno cantarle un son.

“Desde entonces prohibieron dibujar lo que sentía el alma, para cuidar y encadenar la calma

Una gaviota muerta a veces es peor que el lirio marchito. Un ciervo que brama por agua en el desierto quizás desconsuele. Y un pueblo atado al limbo está como el paciente en coma.

Quizás este no sea un post “anímicamente correcto”.

A %d blogueros les gusta esto: