Tag Archives: cuba

Apuntes y ecuaciones en el tablero

18 Jun

El viernes 16 de junio desde el teatro Manuel Artime, en la ciudad de Miami, el mandatario de los Estados Unidos anunció su política hacia Cuba. En la isla se llegó a ese día con múltiples interrogantes que iban desde la preocupación porque no se pudiera recibir las remesas, o se restringieran los viajes a Cuba de los cubanos residentes en Estados Unidos, hasta cartas públicas de cuentapropistas que solicitaban al presidente estadounidense no retroceder en el intercambio comercial pues consideraban que tal decisión afectaría al sector privado.
Las pautas anunciadas en este otro capítulo de relaciones eliminan el comercio con empresas vinculadas a las Fuerzas Armadas Revolucionarias y limitan el turismo estadounidense en la Isla. A la misma vez permite a las personas y entidades estadounidenses desarrollar relaciones comerciales con los negocios privados, y los cubanos podrán seguir enviando remesas a su familia y viajar a Cuba. El mandatario también confirmó que se mantendrá abierta la embajada estadounidense en La Habana y que no regresará la política de pies secos/pies mojados.
Por TeleSUR pudo verse en vivo el discurso del mandatario en cualquier hogar cubano. Desafortunadamente la traducción que realizó el canal fue pésima. Quizás resulte curioso que la televisión cubana a las 9:30 p.m. del mismo viernes retransmitió el discurso con el logotipo de Univisión. Entonces pude presenciar detalles importantes que gracias a TeleSUR me había perdido. Aunque la televisora venezolana puede anotarse el mérito: mediante ella se vieron rostros del exilio cubano y la sociedad civil de la isla presentes en el evento.
Donald Trump dejó abierta la posibilidad para negociar lo que denominó “un acuerdo mejor”. Para ello establece como exigencias concretas que los cubanos puedan ejercer en Cuba la libertad de expresión, asociación, reunión…que se liberen a los presos políticos, y la celebración de elecciones democráticas con supervisión internacional.
“Cuando los cubanos den pasos concretos, estaremos listos y preparados, y seremos capaces de volver a la mesa para negociar ese acuerdo, que será mucho mejor”, aseveró Trump.
El canal para una negociación queda abierto. Universalmente se entiende como negociaciones aquellas donde las partes negocian, acuerdan, cumplen, ganan y pierden a la vez. Jamás ha sido categorizada como negociaciones una lista unilateral de obsequios.
Desde el restablecimiento de relaciones diplomáticas con Estados Unidos al gobierno cubano le fueron condonados casi 45 000 millones de dólares por el Club de París, Rusia… y demás acreedores. A La Habana llegó no sólo la pasarela de Channel en el Paseo del Prado, también desfilaron gobernantes, políticos, diplomáticos, cruceros y hasta los Rolling Stone. Raúl Castro fue recibido con el más alto protocolo en Francia. La Unión Europea tomó un nuevo rumbo al abandonar la Posición Común que tenía como objetivo promover los derechos humanos y la transición hacia la democracia en Cuba. Obama visitó la mayor de las Antillas. El Papa estuvo dos veces en la Isla. Hubo otras buenísimas noticias. Ascendió el turismo, que es la segunda industria más importante de la economía cubana, situándose cerca de los 4 millones de turistas en el 2016. Pero a finales de ese mismo año Raúl Castro anunció que la economía cubana había decrecido. Nadie explicó ni preguntó cómo el segundo reglón económico del país tuvo un ascenso enorme y a la misma vez la economía nacional exhibió números dañinos.
Tanto Mariano Rajoy, presidente del gobierno español, como el Rey de España, hace unos meses anunciaron que viajarían a Cuba.
En el período de dos años y seis meses, en la mayor de las Antillas crecieron varias realidades. Entre ellas se encuentra el eterno y justificado temor de la familia cubana cuando el hijo, el primo, el padre, la madre…dice: Yo pienso, y al expresar mi criterio no abandonaré la sinceridad. Desde diciembre del 2014 hasta la fecha, se acrecentaron los dolores de cualquier familia cubana cuando alguno de sus miembros vivenció las consecuencias que acarrea pensar y expresarse. La llegada de inversionistas extranjeros no impidió las estampidas migratorias de cubanos hacia Estado Unidos o cualquier otra latitud. Los acontecimientos con los cubanos varados en Costa Rica permanecen en la memoria. Las empresas extranjeras no pueden contratar directamente a los trabajadores cubanos. Y para la construcción del lujoso hotel en la Manzana de Gómez se importaron obreros hindúes. Los cuentapropistas de diferentes sectores siguieron y siguen sin contar con un mercado mayorista, aunque los controles, regulaciones, inspecciones, requerimientos, impuestos y demás… se realizan como si existiera tal mercado. Pareciera que las frágiles iniciativas privadas de los ciudadanos para las normativas y requerimientos son un mal necesario, un germen al que no se puede perder de vista. Continúa teniendo un precio elevadísimo para el ciudadano de a pie el acceso a Internet en los puntos de acceso Wifi o en las oficinas de Etecsa, la compañía estatal de telecomunicaciones y la única que existe en Cuba.
Recuerdo que tras el discurso de Obama en el Gran Teatro de La Habana, inmediatamente comenzaron las críticas al mandatario por parte del gobierno cubano a través de todos los medios de comunicación, los cuales por ley pueden ser únicamente propiedad del Estado y son regidos por el partido comunista. Uno de los más recurrentes ataques consistía en que no se podía olvidar el pasado. Nunca dejaron de insistir en que Obama y su administración solamente buscaban intervenir en los “asuntos internos” de la Isla. Después del discurso de Trump en Miami, una de las opiniones en los medios de comunicación cubanos es que con sus palabras el presidente estadounidense retrocede, vuelve al pasado. Al violinista que tocó su instrumento en el Manuel Artime, le llaman “el hijo de un batistiano”. No se han sepultado en el vocabulario oficialista los mismos términos utilizados durante 58 años: mafia y gusanera, asalariados del imperio, vende patrias, reaccionarios, traidores que abandonaron su país…
Muchas veces escuché decir a simpatizantes, amigos, admiradores y a críticos del gobierno de Cuba, que las medidas, las “reformas”, no avanzaban más, ni eran más amplias, por impedimentos y frenos que le imponía a Raúl Castro su hermano, y que el octogenario general era un hombre pragmático…
El presidente de Estados Unidos no fue el único orador el viernes pasado. También recibieron vítores de los asistentes el congresista Mario Díaz-Balart, quien mencionó y reconoció a Bob Menéndez, senador Demócrata por New Jersey que estaba entre los invitados; Marco Rubio senador Republicano de Florida, el gobernador Rick Scott y el vicepresidente Mike Pence.
El discurso de Trump no gustó al gobierno cubano. En la emisión estelar del único noticiero nacional de televisión en Cuba fue leída por el locutor del noticiario una respuesta gubernamental a las palabras de Donald Trump. Raúl Castro, que prometió dejar el cargo en el 2018, hasta el momento no ha ofrecido una declaración personal.
Otro capítulo ha iniciado en el 2017 en las relaciones entre Cuba y Estados Unidos, y la coyuntura actual no es igual a ninguna otra, ni siquiera a la que existía en la década del 90. Una sencilla observación así lo indica. Hay autócratas ausentes, dicen algunos. Los nombres, los vivos, los difuntos, de hoy, no son los mismos de momentos pasados, dicen otros. El contexto actual tiene su propia dinámica y tono. América Latina despide al socialismo del siglo XXI. Venezuela colapsó y Nicolás Maduro agota los malabares para permanecer en el poder sin lograr que las multitudes abandonen su voluntad de emprender un rumbo cuyo destino sea la democracia y el retorno de la esperanza. En China y Rusia la palabra “regalado” se murió para sus gobernantes, no la usan ni con sus mejores amigos.
En Cuba anualmente unos 2 mil millones de dólares son utilizados para importar alimentos, pero los cubanos necesitamos las remesas para, entre otras cosas, servir un mejor plato de comida en la mesa. Los zapatos y hasta las medias vienen de “afuera”, como envío de la generosa familia que se fue. Y es común escuchar en el ciudadano común, algunos deseos que olvidan una verdad: Hay soluciones y esperanzas que nunca podrán venir de otro sitio que no sea de “adentro”, por muy importante, útil y generosa que sea cualquier solidaridad.

 

El presidente de Estados Unidos, no fue el único orador en el Manuel Artimes, también recibieron vítores y aplausos de los asistentes el congresista de origen cubano Mario Díaz-Balart, quien mencionó y agradeció a Bob Menéndez, senador Demócrata por New Yersey que estaba entre los invitados, Marco Rubio senador republicano de Florida, el gobernador de ese estado y el vicepresidente Micke Pence.

Anuncios

Petro y Petunia y estampas

21 May

Querida Petunia:
“Adiós felicidad”, esa pieza musical que interpretaba Bola de Nieve es la que escucho mientras te escribo. Con el permiso de Bola, así se llama el disco y es una exquisitez interpretada por Pancho Céspedes con Gonzalito Rubalcaba al piano. Petunia…tienes que escucharlo.
“Adiós felicidad casi no te conocí, pasaste indiferente sin pensar en mi sufrir. Todo mi empeño fue en vano, no quisiste estar conmigo y ahora me queda más honda está sensación de vacío. Adiós felicidad… casi no te conocí, pasaste indiferente sin querer nada de mí. Pero tal vez llegue el día en que pueda retenerte… mientras, con la esperanza de ese día he de vivir…Adiós felicidad.”
Petunia, suena muy bien, tanto que no he dejado de pensar en ti. Tengo tu imagen tatuada en cada neurona –las pocas que me van quedando-. Si pudiéramos escuchar juntos la pieza musical estaría besándote toda la noche, mientras llueve. Para escuchar juntos este tema no puede haber tanto calor. ¡Qué vapor Dios mío! Y esta mosca que no me deja en paz. Cuando oigas esa sonoridad, esa voz, pensarás en mí. Seguramente me pedirías que no cante más porque parezco una rana croando. Estoy otra vez cautivado con la canción.
“Adiós felicidad… casi no te conocí, pasaste indiferente sin querer nada de mí. Pero tal vez llegue el día en que pueda retenerte… mientras, con la esperanza de ese día he de vivir…Adiós felicidad…”

Sigue leyendo

Sin nombre y sin palabras

15 Ene

“Con lo mismo, por lo mismo y para lo mismo”, una expresión así o similar a ella he podido escuchar en muchas ocasiones. Desde el 12 de enero de 2017, ha retornado dicha frase a mi mente; quizás porque noto que los argumentos con los que se eliminó la política “pies secos/pies mojados”, y que se emiten para entender la decisión de Obama, pueden también utilizarse en iguales decisiones, con los mismos argumentos, por los mismos motivos, y para lo mismo, aunque no sean cubanos los afectados. Percibo, además, que para algunos, determinaciones y argumentos iguales causarán escándalos… a veces, y otras veces serán “entendibles”.

Pienso, y sin ninguna duda, que compete a los cubanos y solamente a los cubanos solucionar lo que corresponde en la patria. Pero si aquel es un argumento para no permitirles la entrada a Estados Unidos o cualquier otro sitio, ¿entonces para los seres humanos de cualquier otra nacionalidad será útil a mediano, corto, o largo plazo que los deporten por ilegales o indocumentados, para que en sus respectivos países ellos deroguen las causas que les obliga a mudarse a territorio extranjero, por ejemplo: la violencia, corrupción, el narcotráfico, terrorismo, crimen organizado, las mafias de todo tipo y etcétera? ¿Por qué sin tener pies secos/pies mojados, ocurren tragedias dolorosas debido a la emigración, y continúan los traficantes de seres humanos aprovechándose de los inmigrantes, y no se han solucionado las causas que motivan buscar un destino mejor en tierras extranjeras?¿Desde esa misma “lógica” sería “entendible” que no se permita la llegada de emigrantes sin visa a Europa, o Estados Unidos, o Australia, para que se queden en sus respectivos países y combatan el terrorismo, los males existentes, y solucionen lo que daña a sus naciones?

Sin pies secos/pies mojados, sin Ley de Ajuste, personas de diferentes nacionalidades emigran en masa. ¿Por qué los cubanos no seguirán emigrando?,¿acaso en eso los cubanos sí serán excepcionales, y no tendrán los mismo motivos ni serán iguales a los demás?

El hombre nuevo construido en Cuba vive con su pensamiento en otro horizonte. El hombre nuevo que fue formado por el socialismo se caracteriza por ser un emigrante. Tal realidad es lamentable, pero como ese hombre nuevo se va por motivos económicos, ¿qué pasa con las rectificaciones, actualizaciones, que no evitan que se vayan tantos cubanos, especialmente jóvenes?

Dicen que la calidad de vida de los cubanos ha mejorado también por la política de la administración Obama. ¿Entonces, por qué hay que evitar la emigración cubana, ilegal y llena de peligros y riesgos?¿La calidad de vida de los cubanos mejora, sus oportunidades para prosperar crecen y la emigración no decrece?¿Cuba va mejorando y en diciembre el reporte oficial sobre la economía del país no lo indica?

Por otra parte, me duele como ser humano y como cubano, la situación en que se encuentran ahora mismo mis compatriotas: seres humanos, en cualquier sitio de América Latina, sorprendidos con la noticia de que ya no podrán ingresar a los EE.UU. Se me estruja el alma pensar en su situación, incluso cuando regresen y no tengan ni casa, porque la vendieron para costear su peligrosa y carísima travesía.

En cuanto al traspaso de culpas o responsabilidades patrióticas:¿por qué hoy y ayer, desde 1959 y hasta hoy, los cubanos seguimos sin remediar lo que corresponde? Habrá múltiples respuestas y diversos razonamientos. “Hoy haces falta aquí, en Cuba”, esa consideración se puede decir hoy, ahora, como mismo se pudo decir ayer, antes; desde 1959 hasta la fecha. No veo cómo ayuda a la Patria responsabilizar siempre y únicamente a otro, sea extranjero o nacional.

Mientras tanto, y hasta el momento, continúo siendo un joven que vive en Cuba y no piensa en irse. Pero esa es una decisión personal, intransferible, que no tengo derecho a imponer. Cuando, en algunas ocasiones, parece que mi realidad me agota, me animo creyendo que ese parecer es una equivocación mía, y recordando que la paciencia existe.

El último “regalo” de Obama a los cubanos

13 Ene

(12 de enero de 2017)
Yuslier Lazo Saavedra/ La Salud, Cuba

 

Tan sólo ocho días antes de concluir su mandato el presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, hace un regalo al pueblo cubano: elimina la política de “pies secos pies mojados”. Esta sorpresiva decisión la toma el mismo gobernante que prometió una reforma migratoria para regularizar, o al menos sacar de las sombras, a millones de indocumentados que viven en los Estados Unidos. Esta decisión la toma el presidente de una administración que hasta ayer reiteraba, una y otra vez, que no tenía previsto ningún cambio en la política migratoria hacia Cuba. Esta decisión la toma el mismo presidente que hasta el 17 de diciembre del 2014 negó que Alan Gross pudiese ser canjeado por cinco espías, o que se estuvieran realizando negociaciones con el régimen castrista. Esta decisión, contra los cubanos, la toma el mismo presidente que no es partidario de la construcción de un muro entre la frontera de EE.UU. y México. A partir de hoy, los cubanos recibirán el mismo tratamiento que el resto de los emigrantes.
Como a los únicos medio de comunicación que se puede acceder gratis y legalmente en Cuba es a la TV, radio y prensa propiedad del partido comunista, allí noto a las autoridades del régimen, y sus voceros, describiendo prácticamente como trato de perro vagabundo, el tratamiento que reciben los indocumentados y emigrantes ilegales cuando llegan a EE.UU. Sin embargo, hoy los funcionarios del gobierno se mostraban satisfechos porque los cubanos recibirán el mismo tratamiento migratorio que el resto de los emigrantes. Y si, según el mismo castrismo, los emigrantes en EE.UU. son maltratados, entonces el régimen está satisfecho con que los cubanos reciban el mismo trato.
Todos los días escuchamos a los gobiernos solicitar buenos tratos para sus ciudadanos cuando éstos emigran, y buscando que sus ciudadanos sean bien acogidos y beneficiados en el país al que llegan. El gobierno cubano, lleva toda una vida insistiendo en todo lo contrario. Los gobiernos del mundo harían cualquier cosa para que sus ciudadanos al emigrar pudiesen acogerse a una ley de ajuste o política de pies secos, pies mojados. El gobierno cubano ha hecho de todo para eliminar la política de pies secos, pies mojados, y la Ley de Ajuste Cubano. Y ése es el mismo gobierno que condena la situación de los emigrantes ilegales en EE.UU. o los refugiados en Europa. También se trata del mismo gobierno que deporta a los cubanos del territorio oriental por estar “ilegales” en la Habana, la capital de todos los cubanos.
No estoy asombrado con esta decisión de Obama. Humillado e insultado como cubano, por supuesto que sí. Estoy preocupado por mis compatriotas. Desde hoy comenzará la época de los cubanos ilegales en EE.UU. No encuentro en esa cuestión, algo que agradecerle al señor Obama. No obstante, reconozco que el mandatario es coherente con su política, pues si Raúl Castro es su homólogo, si el gobierno cubano es igual al gobierno democrático de cualquier otro país, incluyendo a los EE.UU., si la culpa de los males del mundo y de Cuba la tiene los EE.UU, si el nivel de vida de los cubanos ha mejorado -según dijo hace poco un omnipresente funcionario de la administración Obama- gracias a la apertura al régimen castrista, si en definitiva en Cuba hay un régimen legítimo, los cubanos no tienen de qué huir, ni por qué huir.
Dice el régimen que los cubanos emigran por la misma razón que otros en el mundo. ¿A cuántos en el mundo después de emigrar se le ha prohibido la entrada a su país por un tiempo o perpetuamente? ¿A cuántos se les ha impuesto por su propio Estado un permiso de salida para viajar? ¿A cuántos en su país les han confiscado las casas y hasta la olla de presión cuando emigraban, incluso legalmente? ¿A quiénes cuándo emigran se les impone actualmente el término de salida temporal o definitiva? ¿A quiénes cuándo deciden emigrar, aunque adquieran una doble nacionalidad se les exige visitar a su país con el pasaporte nacional, a la misma vez que constitucionalmente se declara que al adquirir otra ciudadanía los cubanos pierden la suya? ¿A quiénes se les llama “ex cubanos” cuando emigran y se radican en otra nación? ¿A quiénes después de emigrar si desean retornar y establecerse en su país de origen se les exige el trámite similar al de un emigrante, y no todos pueden acceder a tal tramitación pues depende de las decisiones y selectividad de un régimen totalitario? La lista de preguntas puede continuar, pero sería terriblemente larga.
No obstante, si resulta que los cubanos emigran por los mismos motivos que otros emigrantes, hay algo que no entiendo. Durante 58 años a los cubanos en Cuba nos han dicho que vivimos en el sistema más humanista del planeta y que el capitalismo es el sistema más injusto del globo terráqueo. Entonces, ¿los cubanos, que vivimos en el sistema más humanista del planeta, emigran por los mismos motivos y las mismas causas que aquellos que viven en el sistema más terrible del planeta, es decir: el capitalismo? ¿El sistema más justo y humanista del planeta genera los mismos problemas, injusticias y carencias, que el sistema más injusto e inhumano del planeta? Creo que hay algo sospechosamente contrarrevolucionario en ese criterio.
Por otra parte, los cubanos emigran a cualquier sitio. También los emigrantes de cualquier nacionalidad siguen ingresando ilegalmente a EEUU y a pesar de la situación legal que sufren, y las tragedias humanas que enfrentan para llegar a su destino, continúan emigrando. ¿Y los cubanos por qué no harán lo mismo? Los motivos que provocan la huida masiva de cubanos están dentro de la isla y no fuera, y las causas de la estampida continúan vigentes. Ahora, lamentablemente, será peor la travesía y la situación y más desgarrador el drama, que vivirán los cubanos cuando busquen llegar a la bendita tierra que, hasta hoy, les acogía y les brindaba la paz, libertad y prosperidad que en su patria no disfrutan.
Desde hoy, gracias a Obama, los cubanos serán ilegales en los Estados Unidos. No se puede dejar de reconocer la larga batalla del castrismo en este tema: tribunas abiertas, mesas redondas, marcha del pueblo combatiente….Por cierto, en todos esos costosos y constantes esfuerzos del régimen también participaron personas que más tarde terminaron largándose del país en un avión, una balsa, lancha o cruzando la frontera de México con EE.UU.
Algunos criterios consideran que la acción ejecutiva de Obama eliminará una “válvula de escape”, y casi siempre esos son criterios coherentes con aquellos que afirman que Cuba no cambia porque Cuba emigra. ¿Cuántos en Corea del Norte logran emigrar, escapar de aquel régimen cruel? Es una cifra ínfima, si es que existe. ¿Y porque Corea del Norte no cambia? Algunos, a veces relacionan su respuesta a ésta pregunta con la región geográfica, y dicen: “es que son asiáticos”. Siempre que escucho semejante respuesta me pregunto: ¿y los surcoreanos o japoneses no son asiáticos? Creo que lo natural en todo ser humano es el deseo de prosperar y vivir en libertad. Y ello es natural para todos los seres humanos. Y la región geográfica de nacimiento no hace inferior o superior a ningún ser humano. Pienso que la voluntad de ser libre y próspero es innata y natural en todos los seres humanos.
No quisiera ni imaginar el escándalo que pudiese formarse si alguien sugiere que no se recibirán a los refugiados en Europa para que así luchen contra el terrorismo en sus naciones y mejoren a sus países. No quisiera ni imaginar el escándalo que surgiría si alguien sugiere que todos los indocumentados e ilegales en Estados Unidos serán deportados, o no se les permitirá entrar a territorio estadounidense para que así se queden en su país a luchar contra los males existentes y trabajen por la prosperidad de su patria.
“Es importante que Cuba cuente con una población de jóvenes que se conviertan en agentes de cambio”, dijo el asesor Ben Rhodes.
Que los cubanos se vayan de Cuba no ayuda a mejorar el país. La derogación del decreto presidencial “pies secos, pies mojados” necesariamente no servirá para mejorar a Cuba, ni derogará la voluntad y deseo de aquellos cubanos que quieren irse.
En fin, ya sabemos la triste noticia. Así se despide Obama de los cubanos, impidiéndoles que lleguen a EEUU. Bueno, quizás el mandatario saliente en algún momento sugiera que los cubanos se van de la patria arriesgando la vida por culpa de la política de “pies secos, pies mojados”, o la ley de ajuste cubano. No me sorprendería tal cosa, como tampoco sorprende que Obama haya perdido, por su decisión, a los admiradores que había cautivado en Cuba.
Y por último, respeto aquellos criterios diferentes y contrarios a los míos. No creo que posea la verdad, ni siquiera parte de ella. No creo que tenga la razón. Sólo intento explicitar lo que siento y pienso cuando las circunstancias me convidan a ello.

¿Salir del bache?

8 Ene

“Ábrela, ábrela, abre la botella que vamos a brindar…” cantando ese y otros estribillos, pudimos celebrar este fin de año, en La Salud, con el pegajoso ritmo de la conga que transita por las calles, y la quema del muñecón. La conga, después de su recorrido y antes de quemar el año viejo, pasó aproximadamente media hora sin tocar. Parece que hubo menos personas disfrazadas esta vez. Pero con la sonrisa de oreja a oreja y un brindis multitudinario arribamos al 2017, mientras el muñecón ardía a las doce de la noche. Después continuó la fiesta, bailando en el parque con la música grabada.

En diciembre, tampoco faltó la nutrición espiritual para quienes buscan a Dios y creen que nadie es tan malo que no merece a Cristo, o tan bueno que no necesita al Señor. Dios no descarta, no excluye. Compartimos la Navidad en la Iglesia recibiendo al Niño Dios, ese que puede nacer todos los días en nuestros corazones si nosotros queremos y le abrimos nuestras puertas. Personalmente decidí no ausentarme de ninguna celebración o espacio para compartir esta Navidad, explicitando, junto a otros, el amor al prójimo. Insistí en no olvidar lo valioso que es llenarnos de paz y compartir, incluso, aquello que no se tiene.

Los datos ofrecidos en la Asamblea Nacional, y el discurso del mismísimo Raúl Castro pudieron ser razones obvias para que, en Cuba, el 31 de diciembre pocos tuviesen ánimo. La calamitosa situación que reporta el régimen ocurre después de dos años de relaciones con los Estados Unidos, ahuecamiento y relajamiento del embargo estadounidense, envidiable condonación de múltiples y altísimas deudas al gobierno cubano, llegada de más de tres millones de turistas, pasarela de Channel y de mandatarios y políticos y diplomáticos extranjeros, arribo de cruceros, levantamiento de la Posición Común que implementaba la Unión Europea…

No obstante, nada obstruyó la voluntad de recibir sonrientes el nuevo año. Algunos creen que en ocasiones la hipnosis o enajenación social puede ser tan intensa que nada escandaliza, ni siquiera una lista de pésimas noticias como discurso oficial finalizando diciembre. Quizás también se deba a que para los cubanos la dureza de la vida, la avasalladora realidad, y hasta la ausencia de esperanza, desde hace 58 años es tan común como la gripe, o beber agua. Probablemente la resignación invita a no permitir que la angustia extinga instantes de alegría. Es bueno negarse a sufrir la pobreza del alma y evitar que nos invada la sequía del corazón. Reír, bailar, siempre ayuda.

Este año no augura mejores noticias. Será un año difícil para los cubanos. Sin embargo, nada matará la sonrisa de la gente, jamás podrán extinguir esos deseos de celebrar la Navidad, que para los cristianos no existe si falta Cristo. Dios nunca se ausenta, tampoco cuando peor está todo. El Señor, Buen Pastor, apacienta y cuida a su pueblo, como no lo hacen varios príncipes, y administradores de sacramentos o inspectores de aduana para el Espíritu Santo, que apacientan y cuidan al lobo, no a las ovejas.

En el camino a Emaús, dos de los discípulos iban cabizbajos, desesperanzados, frustrados, angustiados… Aquellos dos discípulos iban tan mal que Jesús se aparece, conversa con ellos y no lo reconocen. Abrieron los ojos, después que sentados a la mesa Jesús tomó en sus manos el pan,y habiendo dado gracias a Dios lo partió y se lo dio.

Aunque prácticamente casi todos los cubanos tenemos como patrimonio personal e intransferible un bache en nuestra calle, cuando decimos “salir del bache” hacemos referencia a los tropiezos y dificultades que se presentan. Ciertamente los cubanos merecemos salir del bache permanente. No es voluntad ni responsabilidad de Dios aquello que sufre la Nación. Pero es decisión nuestra, y también intransferible, que logremos saltar el bache nacional. No es culpa de otros los fracasos y la profundidad del hoyo.

Dios bendiga a Cuba en este 2017. Y roguemos a la Virgen de la Caridad por todos los cubanos. Si no crees en Dios, desea paz, esperanza y prosperidad para la patria de José Martí.

A %d blogueros les gusta esto: